José Sánchez López   

EN dos meses y medio, aproximadamente, de la guerra entre Rusia y Ucrania (24 de febrero), que sigue siendo una amenaza con provocar la tercera guerra mundial, han muerto 21 periodistas, de acuerdo a la organización no gubernamental, Campaña Emblema de Prensa (PEC por sus siglas en inglés), que hace un seguimiento puntual de los asesinatos de corresponsales de guerra.

En México, que no está en guerra, al menos no contra una nación, pero sí contra de la libertad de prensa, han sido asesinados 11 periodistas en lo que va del año y un total de 59 en los 40 meses de gobierno de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

Es claro que no se puede culpar al inquilino, no, mejor dicho, al invasor de Palacio Nacional toda vez que ni siquiera paga renta, de que él sea quien jala del gatillo o mande asesinar a periodistas.

No, desde luego que no, pero si le puede señalar como el que un día sí y otro también, siembra el odio y el encono contra los comunicadores que no se prestan a adulaciones y que ventilan las ocurrencias del mandatario o la galopante corrupción no sólo de los integrantes de su gabinete, con sus honrosas y muy, pero muy escasas excepciones, sino incluso de algunos de sus familiares.

Lo grave es que ese tipo de señalamientos hacia periodistas que le resultan incómodos, encuentren respuesta en ciertos morenistas igual o más perturbados que el mismo LÓPEZ.

Uno de los más claros ejemplos es el de CUITLÁHUAC GARCÍA JIMÉNEZ, gobernador de Veracruz, que es el estado con mayor número de periodistas asesinados.

En lo que va del sexenio de LÓPEZ y de GARCÍA, conocido en Veracruz como el payaso “Cuícaras” porque amenizaba los eventos del ahora presidente, han sido asesinados siete periodistas:

JORGE CELESTINO VÁZQUEZ, MARÍA ELENA FERRAL, JULIO VALDIVIA, JACINTO ROMERO, JOSÉ LUIS ARENAS, YESSENIA MALDONADO y SHEILA OLIVERA, además de los otros 52 victimados en diversas entidades de la República.

Igual que su guía y mentor, “El Cuícaras” elude toda responsabilidad, se indigna, condena los crímenes, manda condolencias y, en su estulticia, asegura que dará con los responsables.

«Que le quede claro a quien no quiera entenderlo: en Veracruz ya no hay complicidades ni se tolerarán estas agresiones, cualquiera que sea la motivación. No habrá impunidad como lo hemos dicho y hecho en otros casos», espetó

¿Cuáles?

Vale la pena reparar en su soterrada acusación, cuando remarca aquello de “cualquiera que sea su motivación”, porque en esa aseveración, al igual que su antecesor JAVIER DUARTE DE OCHOA, desliza de manera perversa que las víctimas pudieran estar involucrados con la delincuencia organizada y por eso los mataron.

Tal señalamiento fue señalado abiertamente por el subsecretario de Seguridad RICARDO MEJÍA BERDEJO, quien aseguró:

“Las recientes ejecuciones de los periodistas Yessenia Mollinedo, Sheila Johana García y Luis Enrique Ramírez, no están ligadas con su labor periodística. No hay ningún elemento que presuma una asociación del evento con la actividad periodística. Hay una línea muy sólida que conduce a un tema de delincuencia organizada».

Habrá que esperar.   

Pero por favor, ya dejen de echarle la culpa al pasado porque más de tres años también ya son pasado, pero también presente del actual gobierno que no ha hecho nada.

¡Pónganse a gobernar!

Y como aquellos que veían moros con tranchete o granaderos con tolete, éstos ven conservadores, neoliberales, fifís, en todos lados; es más fácil repartir culpas que asumir las propias. todo porque no le siguen la corriente a sus disparatadas acciones.

“Cuidamos a nuestros soldados, pero también a los integrantes de las bandas (CRIMINALES) porque también son seres humanos, dijo el presidente LÓPEZ.

Y los periodistas, desde luego los no agachados ¿no alcanzan esa categoría?

¡Aguas esas focas aplaudidoras! Porque si alguien no es de fiar, es precisamente su admirado patrón. No me gusta decir se los dije, pero…***LÓPEZ OBRADOR ES EL MEJOR PRESIDENTE QUE HA TENIDO… ¡EL NARCO! ***AU REVOIR.

joebotlle@gmail.com