Carlos Ramos Padilla

Ayer dediqué mi espacio a fotografiar lo que ocurre en el sector salud, también en otras ocasiones he insistido en que estamos a horas de que se declare una recesión en el país. Mire usted, el IGAE (Indicador Global de la Actividad Económica), ha publicado que el crecimiento está en 0.2% tasa anual, desestacionalizado, promedio móvil 3 meses.

Es el dato más bajo desde la Gran Recesión. Es decir y en suma, los dos primeros trimestres del año han sido de retroceso. También he analizado con usted la difícil situación en las áreas Educativa y Migratoria. No hay propuestas creíbles y factibles como también ocurre con los megaproyectos del NAICM, Dos Bocas y Tren Maya.

Desgraciadamente hay otro renglón que está registrando mermas. Habré de referirme específicamente a Guerrero. El gobernador Héctor Astudillo ha exhibido el retraso en la entrega del fertilizante gratuito para la Entidad.

Y esto se genera por quienes operan el programa ordenado por el Ejecutivo Federal y que enfrentan un conflicto de carácter técnico y de operatividad. Hay que mencionar que no es eco de situaciones políticas ni de partidos. El hecho es que el fertilizante no está llegando a los productores.

Hay gente inexperta que no presenta soluciones y ponen en riesgo las próximas cosechas, asunto por demás delicado en un Estado en donde la mafia ha arrebatado extensos terrenos a la agricultura para la siembra de la amapola.

Casos y cosas se adhieren todos los días a una marcada improvisación que en nada aporta al desarrollo obligado de la nación.

Sin embargo las declaraciones recientes del Ejecutivo asegurando que el fenómeno del sargazo es menor en relación a la basura que se acumula en la CDMX deja una importante reserva de dudas y confusiones. «

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here