Se Comenta Solo Con… / Sinvergüenzas

0
57

Carlos Ramos Padilla

De años hemos manifestado nuestra preocupación por la alta contaminación en la Ciudad de México. He escrito sobre cómo amanecen los patios o los carros que quedan a la intemperie al pasar sólo una noche y dejar importantes cantidades de tierra y polvo sobre estos.

Más evidente cuando apenas llovizna y esos residuos se convierten en lodo. Bueno, pues eso es lo que respiramos. A los nuevos que les gusta acusar al pasado de todos los males, es necesario recordar que Claudia Sheinbaum y Alejandro Encinas ya fueron secretarios del Medio Ambiente en la capitalina del país.

Ambos se han colocado también, uno por designación, la otra por votación, como jefes de gobierno. Y vale decir, la degradación es todavía peor. Ellos pudieron haber ejercido presión para que el transporte público no contaminar como lo hace. Pudieron construir captándote de agua de lluvia para el riego de las áreas verdes comunes de la ciudad.

Ellos pudieron reforestar de manera importante a la urbe, pero no! ambos se dedicaron a cuidar sus intereses políticos y como en el caso de Sheinbaum, ¿cómo se dice? ¿Usurpación de funciones? , al ejercer las responsabilidades que le correspondían a Cesar Buenrostro, al frente de la Secretaria de Obras en relación a la construcción de los Segundos niveles de periférico, obra sin terminar que incluso inauguró, sí, le atinaron, Alejandro Encinas.

También he estado inconforme con aquello de las verificaciones por muchas razones: es un impuesto disfrazado, se ha registrado corrupción en los centros de atención, el gobierno no debe verificar a los particulares sino a los talleres mecánicos, y por qué sirven para un comino cuando las políticas públicas en la materia son un fiasco.

No tiene vergüenza un gobierno que permite que sus unidades, patrullas, camiones recolectores de basura y transporte público, sean los que más contaminen pero aplica las sanciones contra la población incluyendo las nuevas disposiciones del HOY NO CIRCULA que obliga a todos, si a todos los vehículos a descansar de acuerdo al calendario que propongan.

¿De qué sirve entonces cumplir con la verificación? ¿Tener un vehículo en óptimas condiciones? ¿Colaborar en el cuidado de áreas verdes y usar cuando se puede la bicicleta o los camiones urbanos? El gobierna permite que la mafia de los transportes públicos meta en anarquía a la ciudad. Hacen paradas donde quieren, hacen base donde les da la gana, contaminan, utilizan carriles que no les corresponden, circulan sin luces a toda velocidad y con los “estéreos” a todo lo que dan.

Héctor Serrano Cortes se comprometió conmigo en público, a través de la radio, a suspender el tránsito a todo aquel camión o micro que usara el claxon tipo locomotora, nada hizo al respecto, entró y salió de los cargos públicos sin mostrar decoro en ese sentido, ah pero a algún sabio burócrata se le ocurrió modificar el reglamento de tránsito para multar a todo aquel auto que haga sonar el claxon o le suba los decibeles de su radio.

Si el gobierno tiene dignidad y respetabilidad debería de respetar a los propietarios de autos que si cumplen con las normas y exponer públicamente si son o no capaces de controlar a los líderes del transporte público o como en el caso del Metro nombrar a personajes aptos que sepan dar resultados y ni anden, también, acusando a los que ya no están para ocultar que hasta en los andenes se les mueren las personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here