Carlos Ramos Padilla

Ahora resulta que la Auditoría Superior de la Federación es un organismo que se presta a dar informes a los “adversarios” de AMLO cuando éste dice contar con otros datos que nunca expone y comprueba.

Me pregunto cómo es que el mandatario siempre tiene diferentes datos de dependencias e instituciones que existen para cumplir con sus objetivos establecidos. Esto pretendería suponer que AMLO cuenta con organismos paralelos que trabajan para desprestigiar a sus similares encontrando justificaciones a actividades y gastos anómalos.

La Auditoría Superior de la Federación hizo del conocimiento público que la cancelación del Aeropuerto de Texcoco (AICDMX) costó al menos 232% de lo programado, es decir que supone un quebranto a la nación de tres cientos mil millones de pesos lo que representa el desfalco en obra pública más grande en la historia del país, aunque AMLO afirme que fue una “sabia decisión”.

La Auditoría Superior de la Federación encontró además malos manejos en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro con un probable daño patrimonial por 57 millones de pesos en centros de trabajo fantasma, pagos a beneficiarios ya fallecidos y beneficiarios con doble beca.

Por si fuera poco, hay también irregularidades en la primera fase de la construcción del Tren Maya por un monto por lo menos de 135.4 millones de pesos y la Refinería de Dos Bocas con 75 millones de pesos perdidos y en riesgo de inundación y rentabilidad.

No sé para usted, amigo lector, pero esto significa muchísimo dinero, más, mucho más que el fraude en la Línea Dorada del Metro. Hay opacidad, abuso, desconocimiento, imposición y muy poca claridad.

A esto hay que sumar que bajo el pretexto de la austeridad se han cancelado seguros que evitan desatinos y que tantos económicos y que en muchos casos se ligan estrechamente a la seguridad nacional como es el caso que ya se olvidó del “hackeó” a los sistemas más sensibles de Pemex y ahora a los costos y tarifas de energéticos como el gas.

Si el presidente conserva información privilegiada más importante y consistente que muchas dependencias que desnudan sus pifias, que la divulgue, que la confronte y no se deje llevar por sonrisas nerviosas y chascarrillos de mal gusto.

Hemos rebasó el segundo año de gobierno y el país está estancado y con enormes pérdidas en diferentes sectores.

Es más, se está reservando la información de los costos que estamos pagando por andar buscando que país nos abastece de vacunas contra el COVID ya que aquí el gobierno determinó cancelar presupuestos a fideicomisos para la investigación, la ciencia y la tecnología.

No le agrada al mandatario que el pueblo sabio se entere que se ofrece más apoyos a miles de individuos que no participan de la contribución a la nación que a especialistas en salud, por ejemplo. No satisface al gobierno que nos estemos enterando que fuera de la ley hay brigadas de morenistas haciendo campaña y engañando a la gente. La 4T disfruta atacar a “adversarios”, encuentra la forma de engañar o desviar la atención de las prioridades del Estado pero muy pronto seremos sacudidos por una serie de faltantes y quebrantos que para subsanar costará mucho esfuerzo y muchísimo dinero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here