Feministas iraníes y turcas protestaron ante el consulado de Irán en Estambul por la muerte de Mahsa Amini, una mujer que murió el viernes pasado en una comisaría en Teherán, donde estaba detenida por no llevar el velo islamista obligatorio en el país.

Bajo gritos como “Libertad” y “No nos callaremos, no obedeceremos“, las activistas levantaban pancartas con mensajes como “El asesino de Amini es el régimen religioso fascista” o “No somos república islámica, somos Irán“.

Otras alzaron en el puño un mechón de pelo, alusión a la protesta de mujeres iraníes que se han cortado la melena para denunciar la muerte de la joven.

Un fuerte contingente policial rodeaba la calle del consulado en el centro de Estambul, pero permitía el acceso a unas decenas de manifestantes, la mayoría mujeres, y a la prensa.