• Que sea la sociedad civil quien decida su destino
  • En tela de juicio la honorabilidad del PAN
  • Alianza opositora debe modificar acuerdos políticos

José Cruz Delgado

Al grito de ¡AMLO se va, el INE se queda! y ¡Mi voto no se toca! miles de michoacanos marcharon por el primer cuadro de la ciudad de Morelia, como parte de la segunda marcha que han realizado los ciudadanos, para defender al órgano electoral, ante la avanzada del Plan B de la Reforma Electoral.

“Que se escuche bien y que retumbe en Palacio Nacional, no se viene a defender a ningún exfuncionario del estado o partido político alguno y mucho menos a solapar un sistema pernicioso como lo es la corrupción que este gobierno no solo no ha querido combatir teniendo la obligación constitucional para ello, sino que por el contrario lo ha arropado y lo propicia todos los días justificando aquellos actos igual de corruptos que los que achaca a sus antecesores y opositores pues la ley no se consulta la ley se aplica”, se dijo.

El Plan B, vulnera el proceso electoral democrático porque pretende controlar el Instituto Nacional Electoral (INE), desaparecer áreas estratégicas del INE, violenta derechos que se han alcanzado para las mujeres y acciones afirmativas, entre otras afectaciones, dijo el líder estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Octavio Ocampo Córdova, quien lanzó un llamado a las ministras y ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que escuchen al pueblo de México y puedan declarar la inconstitucionalidad del llamado Plan B.

“Es un momento crucial para México, está en manos de la Suprema Corte el poder echar abajo el Plan B, esto ayudaría mucho al país y podría marcar un antecedente histórico si la Corte suspende o declara la nulidad del Plan B”, expresó Ocampo.

El líder del PRD, recordó que el propio presidente de la República, había dicho que renunciaría cuando le hicieran una marcha multitudinaria, “ya son dos marchas, la de noviembre y la de hoy en el Zócalo, el presidente lo prometió, así que esperamos que cumpla su palabra y que renuncie”.

QUE SEA LA SOCIEDAD CIVIL QUIEN DECIDA SU DESTINO… Hoy más que nunca, el candidato de la alianza PRI -PAN-PRD debe salir de la sociedad civil, pues la credibilidad del albiazul está siendo minada por los ataques mediáticos de los morenistas tras el juicio de Genaro García Luna.

Ante los ojos de las y los mexicanos, el Partido Acción Nacional es tan corrupto como el enjuiciado y eso está siendo aprovechado por el Imperio morenista para sacar raja política, además les sirve de cortina de humo para tapar la fallida administración de López Obrador, los casi 145 mil muertos, la fallida política económica, la alta inflación, la corrupción en la construcción de obras y dependencias cómo Segalmex y el otro escándalo en el que está metida la protegida del presidente, Yasmín Esquivel, por otro presunto tema de plagio.

Contrario a los dichos del presidente, su sexenio se perfila como el más violento en la historia del país, al acumular, incluso, más casos de feminicidio y homicidio doloso que en los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La honorabilidad de Acción Nacional está en tela de juicio, y por lo mismo debe renunciar a su pretensión de elegir o imponer candidatos (as), tanto a la presidencia como a la jefatura de la Ciudad de México. 

El o la candidata deben surgir de la sociedad civil, como lo reclama el Partido de la Revolución Democrática. La alianza opositora debe modificar los acuerdos políticos para que sea la sociedad quien a través de un método democrático elija a quien deba representarla en las urnas en el 2024, si es que se quiere sacar del poder a Morena y la 4-T.

Los panistas intentan defenderse de los ataques morenistas con argumentos, que si bien son ciertos, no convencen, como el que la estrategia del gobierno de López Obrador de los abrazos y no balazos a los delincuentes, así como el financiamiento de la delincuencia organizada a las campañas de Morena, ha provocado la peor expansión territorial de la delincuencia en México o que se haga justicia y que cualquier servidor o exservidor público que haya cometido un delito sea juzgado y castigado con todo el peso de la ley, independientemente de que haya trabajado o siga trabajando en cualquier administración.

Las y los mexicanos sabemos que hay presunta complicidad del gobierno morenista con la delincuencia organizada, que le ha ayudado a ganar gubernaturas en varios estados del país, así como presidencias municipales, diputaciones locales, federales y senadores, además, grupos fácticos han financiado las campañas de Morena, provocado la peor expansión territorial de la delincuencia en México, el más alto involucramiento del narcotráfico en los procesos electorales y la más alta de violencia nunca antes vista, con el mayor número de homicidios y feminicidios registrados en territorio mexicano.

Lo anterior es un secreto a voces, pero ante la magnitud del escándalo en el que se enloda al PAN es peccata minuta.

Los panistas no previeron que el juicio contra García Luna los fuera a salpicar de tal manera, pese a que estaba siendo utilizado por el Emperador día tras día en las mañaneras. Pecaron de ingenuos.

Si de verdad los panistas quieren reivindicarse, deben dar marcha atrás en su pretensión de elegir candidato presidencial y que la sociedad civil decida su destino porque Morena y su dueño van atacar por todos los flancos, por eso se requiere que el candidato o candidata sea de la sociedad civil, de no ser así, la derrota será desastrosa.

MIENTE CUQUITA CABRERA… El PAN está desesperado, y miente la presidenta estatal, Cuquita Cabrera Hermosillo, su partido ya no es la mejor alternativa que tienen las y los ciudadanos para corregir el rumbo de Michoacán y el país, su reputación está por los suelos, hay hombres y mujeres que no militan en el PAN y otro partido y son mucho más mejores para gobernar.

Miente al decir que los mejores gobiernos son los de Acción Nacional, hay de otros partidos que gobiernan mejor, incluso los independientes, así que no me salga con baños de pureza, al fin y al cabo, «palo dado ni Dios lo quita».