El diputado federal con licencia Alfonso Ramírez Cuéllar, elegido presidente provisional de Morena, reconoció que, por sus pleitos internos, el partido se ha convertido en un lastre para el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Morena ha estado ausente en el Gobierno y actúa como un zombi, por lo que es necesario detener la crisis interna, aseguró.

“Tenemos mucha urgencia, mucha prisa. Morena va a ser el soporte principal del Gobierno de la República. Nosotros no seremos ninguna fuente de inestabilidad nacional, al contrario, creo que uno de los grandes valores que en estos momentos tiene y existen en nuestro País, a partir de ahí el grado de aprobación del Ejecutivo federal, pues es este clima de estabilidad”, dijo.

“Y creo que sería un error muy grande que Morena siguiera siendo la rémora, siguiera convirtiéndose en un factor de inestabilidad política, cuando la aportación más grande de nuestro Presidente es que nuestro país está en una estabilidad y una convivencia política entre todas las fuerzas, donde hay diálogo y hay intercambio”.

En plena disputa con Yeidckol Polevnsky por el control de la dirigencia, los recursos y las listas de candidatos, Ramírez Cuéllar apremió a superar la crisis interna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here