Miguel Ángel López Farías

Ha trascendido que la visita de la secretaria de Energía de los EUA no fue del agrado a los duros de Palacio Nacional, Jennifer M Granholm, primera mujer en gobernar Michigan y quien a su vez representa la línea dura del gobierno de Biden al punto de ser una férrea activista en la lucha por las energías limpias.

¿Por qué la molestia de los acólitos del mandatario? Porque fue esta proferida de Harvard quien determinó la agenda de con quién y a qué hora se reuniría con los personajes que interesan a Washington…

Previamente informada por el embajador estadounidense en México Ken Salazar de la doctrina del “tío coba” con que se maneja del presidente de México, es que ella solicitó una reunión muy en corto con el de Tabasco …no se requiere ser un analista político para leer la declaración final de la Casa Blanca: “preocupaciones reales por el impacto negativo” que tendría para las inversiones norteamericanas la reforma energética.

En cristiano significa que si el gobierno de AMLO insiste en regresar a la era del carbón, allá, en los EUA, los gigantes de las inversiones harían valer su peso tanto en sus congresos como en las reglas de defensa del T-MEC.

La secretaria de Energía Jennifer Granholm (también ha sido analista en CNN) no solo dejó saber la extrañeza del presidente Biden por los movimientos erráticos del gobierno mexicano, sino que trajo consigo otra tarea más, reunirse con Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Ricardo Monreal, algo que debemos leer como la aduana de la Casa Blanca sobre un tema que implica el futuro de las relaciones entre los EUA y México…

Se sabe que con Ebrard cundieron las coincidencias, el canciller es bien visto en la administración de Biden-Harris, pero no deja de ser un secretario de Relaciones Exteriores, alguien que no tendrá un papel decisivo en las cámaras, de la reunión con Sheinbaum salió la tarjeta de haber estado frente a la mujer que hace eco de lo que en Palacio Nacional se dicta, Sheinbaum no se atrevió a mostrar pulmones propios y eso ha sido registrado en esta visita… pero el que generó mayor expectación fue el senador Ricardo Monreal, y no solo porque la reunión se prolongó un poco más de lo programado, sino porque Monreal fue calificado como un real negociador, alguien con quien el resto de las fuerzas políticas en el Senado pueden acordar y sabemos que la pretendida contra reforma energética atravesará su prueba de fuego en la cámara alta y que tocará a Monreal ser el de los reflectores.

La administración Biden tiene varios frentes abiertos y de ninguna manera descuidará a sus inversionistas, los necesita y mantenerlos contentos implica apretar la mano para que su carnavalesco vecino del sur entienda lo que es respetar acuerdos y tratados internacionales. Es por ello que los antigringos en palacio andan muy molestos.