Miguel Ángel López Farías

Alejandro Moreno está en la bolsa de López Obrador, el PRI, o la parte del tricolor que depende de que Andrés Manuel no los persiga con carpetas de la UIF está por terminar de venderle el alma al diablo con la “contra reforma energética”, el mandatario está por reventar las frágiles unidades del tricolor, temas como la alianza con el PAN y el PRD penden de lo que “Alito” determine.

Pero la voz ya la dio el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, el priista más Moreno, más que los del propio gabinete. Murat pide “darle una oportunidad “a la reforma, le quita presión a “Alito”, ambos juegan bajo las reglas del pacto Peña – López, el problema para el mandatario no es lo que se resuelva en la Cámara baja, ahí pasará la pretendida reforma, el problema es el Senado, territorio que ya fue marcado por Claudia Ruiz Massieu al decirle NO a la intentona presidencial.

En la Cámara alta no se darán los votos suficientes para esto, no lo enredaré con sumas y restas, pero al corte de hoy, Morena y sus aliados no darán el estirón. Se viene una cacería mediática del presidente, falta ver hasta donde resistirá el dirigente priista, uno que le ha resultado muy cómodo para los planes de la 4T y que al final terminará cumpliendo la meta de López Obrador: dividir al PRI, fracturarlo, evitar que se haga fuerte el concepto de coalición rumbo al 24.

López Obrador sabe que su reforma no pasará, que el Senado será la tumba, está en su cálculo, lo que realmente pretende el astuto jefe de campaña de Morena y de Sheinbaum es dinamitar el núcleo de un gran frente anti AMLO / anti Claudia.

Anótenlo, se lo estamos anticipando.