Picotazo Político / El cínico Trump

0
40

Miguel Ángel López Farías

Pierden el tiempo aquellos que esperaban una respuesta de reconocimiento de culpas por parte de Donald Trump, ni aquí ni allá sucederá, el poder del micrófono y la dirección de sus palabras son dos armas potentísimas que se vieron demostradas en la mente de un sujeto que recorrió medio país para ir a cumplir lo que horas antes habría colocado en redes sociales como “manifiesto” y acabar con “la invasión hispana a Texas”.

Tomar un rifle de asalto, llegar a un Wal-Mart lleno de mexicanos que acudían a realizar las compras para el regreso a clases y comenzar a ejecutar a cuanto se le atravesara, decíamos hace dos días, que el autor material es este desequilibrado sujeto de nombre Patrick Crusiuis, pero que el autor material es sin duda el mismo presidente de los Estados Unidos y realizamos el comparativo de la Alemania de Hitler que desde las cervecerías de Múnich levantaba ariscas invitación a vengarse en contra de los judíos que habían traicionado a su país en la primera guerra mundial.

Pero ampliemos el foco, el tema de la migración y la utilización como bandera de un discurso proteccionista no es exclusivo de los Estados Unidos, en distintas partes del mundo, diversas corrientes ultra conservadoras han levantado ese tipo de muros de odio, Europa no es distinta a lo que se dice en los Estados Unidos.

Aquí, en México comienzan a escucharse distintas voces que rechazan la presencia de centroamericanos en el país, claro está, que la diferencia la marca un personaje que baso su campaña y que busca la reelección en el 2020 desde las líneas de la discriminación y que el poder de su lengua ha llegado a estos niveles en donde un enfermo sujeto armado con un rifle de asalto es capaz de detonar una oleada de locura y muerte.

La división de las sociedades tiene este tipo de resultados, un jefe de estado no debería utilizar el rencor como gasolina de sus políticas internas, pues siempre existirá alguien que desee realizar lo que en su loca mente esa voz le ordena hacer lo correcto, así signifique tomar las armas y asesinar. O en sus casos más ligeros, acusar de corruptos a quienes no lo son, despreciar a quienes no opinen igual o peor, ocupar el púlpito de las conferencias de prensa para explotar los sentimientos de rencor y venganza.

Por eso decíamos que el espejo de Washington tiene potencial reflejo en lo que muchas veces se ha escuchado en palacio nacional. Insisto: matizado, pero el alma de lo que se busca es el mismo. La sociedad de los Estados Unidos, un grueso de ella, son seres pensantes que de alguna u otra forma no comulgan con lo que su presidente realiza, allá ellos y su sistema democrático para avalar o repudiar lo que Trump realiza, lo grave del asunto es que nada indica que su mandatario vaya a realizar algún viraje en su estrategia de acusar a los demás de sus propios errores y no se ve que quiera dejar de explotar la mina de la división social.

Eso alarma, pues sujetos como Patrick Crusiuis, armados hasta los dientes, auspiciados por la intocable industria de las balas seguirán empoderando la ola de desquiciamiento y, no se desea, pero este tipo de historias de masacres seguirán alimentando las páginas negras de la sociedad de los Estados Unidos y lo peor, es que en otros países ha llegado el contagio, ese que explota el odio entre hermanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here