Pese a que su venta está prohibida en tianguis y bazares, a media cuadra de la sede de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) se ofertan celulares sin ninguna limitante.

En el corredor peatonal Génova, a un costado de la oficina del Secretario Omar García Harfuch, a partir de las 18:00 horas comienza a instalarse un tianguis, entre las calles de Liverpool y Londres, en el que igual venden pantuflas, carteras y dijes que celulares y sus accesorios, como cargadores, fundas, protectores y manos libres.

«De 2 mil 500, dame 2 mil y ya llévatelo», ofreció el vendedor. «Está liberado, sin bronca».

Sobre una caja, el hombre muestra, bocabajo, unos 25 equipos de varias marcas.