La política impulsada para manejar de forma eficiente los residuos sólidos que se generan en la Ciudad ha quedado sólo en un buen deseo.

A pesar de las leyes, reglamentos y normas impulsadas por el Gobierno local, la separación de residuos en la Ciudad de México va a la baja.

En julio de 2017 entró en vigor la Norma 24, que dicta los lineamientos para la correcta separación de basura.

Con ésta se dejaría de separar en dos grupos: orgánicos e inorgánicos, y se haría en cuatro: orgánicos, inorgánicos reciclables, inorgánicos no reciclables y de manejo especial y voluminoso.

Sin embargo, según el Inventario de Residuos Sólidos de la Ciudad 2018, la separación en 14 de las 16 Alcaldías ha tenido una disminución en promedio de ocho puntos porcentuales en comparación con el 2017.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here