José Luis Benavides / @Benavideslaw

#GENTENORMAL los pasados lunes trece y veintisiete de junio respectivamente escribí la primera y segunda parte de la entrega de la saga llamada “Alito vs Las Momias” y en aquellos días -como dicen en la Biblia- les comentaba lo siguiente:

“… 1) Que las viejas formas de hipocresía llamada “institucionalidad” priista ya no les funciona ni les funcionará a los Dinosaurios que quieren obligar a Alito a que entregue la plaza. …”

Dicho lo anterior, pues no me resulta nada extraño que el IM-PRE-SEN-TA-BLE campechano haya traicionado a los presidentes de Acción Nacional y del PRD, los “candorosos” Marko Cortes y Jesús Zambrano quienes de una manera inocente dieron un “ultimátum» a Alito y este se dio el lujo de mandarlos a volar y exhibirlos ante la opinión pública.

¿De verdad Chucho no le preguntaste a Manlio que clase de cucaracha es Alito? ¡No, bueno ni cómo ayudarlos!

Pero regresando al interior del PRI ya es evidente que las cartitas y demás tonterías dichas por los “distinguidos priistas” Claudia Ruiz Massieu, Beatriz Paredes, Manlio Fabio Beltrones, Carolina Monroy, Pedro Joaquín Coldwell, César Camacho, Roberto Madrazo, Dulce María Sauri, Humberto Roque Villanueva y Miguel Ángel Osorio Chong le hicieron a Alito lo que el viento a Juárez, y digo, si estos que son los “pesos pesados” no lograron meterle un susto, pues ya que les digo de los otros priistas de menor nivel a los que ni siquiera Alito ha recibido en sus oficinas.

Más aún, resulta claro que Alito opera directamente con sus cómplices los Diputados Rubén Moreira y su esposa Carolina Viggiano fallida candidata tricolor al Gobierno de Hidalgo, quienes realmente son los que controlan a lo que queda del priismo, hacen acuerdos en lo oscurito con el candidato real del Presidente de la República, el Secretario de Gobernación Adán Augusto López Hernández, mismo que hasta secretitos le dice al oído a Alito y de una manera hasta burlona exhiben una propuesta legislativa para mantener en las calles al Ejército Mexicano hasta el año dos mil veintiocho.

En este contexto de traición entre partidos no es de extrañarse que la impunidad para Alito y los Moreira sea la moneda de cambio con que pague el presidente “los favores” recibidos por estos vividores de la política tricolor, dejando a los inocentes militantes del ex partidazo como unos simples acarreados que no sirven para nada más que aplaudir a Alito y seguir lloriqueando por sus viejas glorias.

Finalmente, yo pienso que el PRI no puede morir, porque ya estaba muerto desde hace tiempo, así que lo mejor que le pudo pasar es que Alito sea su enterrador.

Al tiempo.

PARA EL COLOFÓN: Parece que después de tres meses el Senador Miguel Ángel Osorio Chong ya logró convencer al PAN y al PRD que no negocien nada con Alito para el 2024, pero aquí la pregunta es: ¿Qué puede ofrecer un Senador derrotado que ni siquiera pudo imponer un candidato propio en su natal Hidalgo?

Las opiniones son a título personal y no necesariamente representan las posturas de las personas públicas o privadas que represento.

No dejen de escucharme en @UrbeDeHierro todos los #Lunes de 4 a 5 de la tarde para platicar de #Negocios & #Política con @MiguelLoFarias y @AlejandroCama50 por https://abcradio.com.mx 

Si tienen alguna duda no dejen de mandarme sus comentarios y con gusto se los responderé.

¡Hasta la próxima y síganme en mis Redes Sociales! https://linktr.ee/benavides.lawyer