Organizaciones civiles rechazaron la consulta sobre el Tren Maya que el Gobierno federal anunció para el 14 y 15 diciembre, pues la consideraron una farsa y una burla.

«Gracias a su tren, ya hay personas vendiendo sus tierras a empresarios por precios irrisorios. Su disque proyecto ya nos está lastimando y todavía no se empieza a construir. No queremos una simulada consulta de 15 días. Esto es una farsa, una burla para nosotros y las claras vulneraciones a nuestras autonomías, a nuestras libres determinaciones, y a nuestros derechos como pueblos y comunidades indígenas», expusieron en un comunicado.

Las organizaciones son el Frente Peninsular por la Vida y la Selva, que se manifestó en contra el domingo pasado durante un mitin del Presidente Andrés Manuel López Obrador en Calakmul, Campeche; Culture Box Project, Kakuxtal Much Meyaj, Kanaantaal Sijnal, Frente Campesino en Defensa de la Tierra y la Vida, Red de Productores de Servicios Ambientales y la Escuela de Agricultura Ecológica U Yits Ka’an.

De acuerdo con los colectivos, las comunidades no han sido informadas ni se han presentado los estudios de impacto ambiental ni el plan ni la ruta, a pesar de que el Gobierno anunció que para la obra que se pondrá a consulta se emplearán 120 mil millones de pesos de sus «ahorros», incluidos recursos del desaparecido Fondo de Promoción Turística.