Enrico A. Ruiz 

Usando técnicas no invasivas para manipular nuestras emociones, podría ser posible reducir los gritos de horror que plagan nuestro sueño a la hora de dormir. Esto fue demostrado en un estudio realizado en 36 pacientes diagnosticados con trastorno de pesadillas, ya que mostró que una combinación de dos terapias simples redujo la frecuencia de sus pesadillas. Los científicos invitaron a los voluntarios a reescribir sus pesadillas más frecuentes bajo una luz positiva y luego reproducir sonidos asociados con experiencias positivas mientras dormían.  

«Existe una relación entre los tipos de emociones experimentadas en los sueños y nuestro bienestar emocional», dice el psiquiatra Lampros Perogamvros, de los Hospitales Universitarios de Ginebra y la Universidad de Ginebra en Suiza. «Basándonos en esta observación, tuvimos la idea de que podíamos ayudar a las personas manipulando las emociones en sus sueños. En este estudio, mostramos que podemos reducir la cantidad de sueños emocionalmente muy fuertes y muy negativos en pacientes que sufren pesadillas». 

Mucha gente sufre pesadillas, que no siempre son un simple caso de algunos malos sueños. Las pesadillas también se asocian con un sueño de mala calidad, que a su vez está relacionado con una gran cantidad de otros problemas de salud. La falta de sueño también puede aumentar la ansiedad, lo que a su vez puede provocar insomnio y pesadillas. Estudios recientes han demostrado que las pesadillas y los trastornos del sueño han aumentado durante la actual pandemia mundial de SARS-CoV-2.  

Dado que realmente no entendemos por qué, o incluso cómo, nuestro cerebro crea sueños mientras dormimos, tratar las pesadillas crónicas es un desafío. Un método no invasivo es la terapia de ensayo de imágenes, en la que los pacientes reescriben sus pesadillas más angustiosas y frecuentes para darles un final feliz. Luego, «ensayan» contándose a sí mismos esa historia reescrita, tratando de sobrescribir la pesadilla. Este método puede reducir la frecuencia y la gravedad de las pesadillas, pero el tratamiento no es efectivo para todos los pacientes. 

En 2010, los científicos descubrieron que reproducir sonidos (que las personas han sido entrenadas para asociar con cierto estímulo) mientras esas personas duermen, ayuda a mejorar la memoria de ese estímulo. Esto se ha denominado reactivación de la memoria dirigida (targeted memory reactivation (TMR) por sus siglas en inglés), y Perogamvros y sus colegas querían averiguar si podría mejorar la eficacia de la terapia de ensayo de imágenes (imagery rehearsal therapy (IRT), por sus siglas en inglés).  

Después de que los participantes del estudio completaran un ciclo diario de sueño con sueños durante dos semanas, todos los voluntarios recibieron una sola sesión de IRT. En este punto, la mitad del grupo se sometió a una sesión de TMR, creando un vínculo entre una versión positiva de sus pesadillas y un sonido.  

La otra mitad sirvió como grupo de control, imaginando una versión menos horrible de una pesadilla sin exponerse a sonidos positivos. Ambos grupos recibieron una diadema para dormir que reproduciría el sonido (el acorde de piano C69) mientras dormían, cada 10 segundos durante el sueño REM, cuando era más probable que ocurrieran pesadillas (aquí un ejemplo del acorde: https://www.youtube.com/watch?v=mka-bcOKRk0). Los grupos fueron evaluados después de dos semanas de entradas adicionales en el ciclo diario y luego nuevamente después de tres meses sin ningún tipo de tratamiento.  

Al comienzo del estudio, el grupo de control tenía, en promedio, 2.58 pesadillas por semana, y el grupo TMR tenía un promedio de 2.94 pesadillas por semana. Al final del estudio, el grupo de control redujo a 1.02 pesadillas semanales, mientras que el grupo TMR redujo a solo 0.19. Aún más prometedor, el grupo TMR informó un aumento en los sueños felices. A los tres meses de seguimiento, las pesadillas habían aumentado ligeramente en ambos grupos, a 1.48 y 0.33 por semana, respectivamente. Sin embargo, sigue siendo una reducción impresionante en la frecuencia de las pesadillas, dijeron los investigadores, lo que sugiere que el uso de TMR para apoyar la IRT da como resultado un tratamiento más efectivo.  

Según dice Perogamvros, «Nos sorprendió positivamente lo bien que los participantes respetaron y toleraron los procedimientos del estudio, por ejemplo, realizando una terapia de ensayo con imágenes todos los días y usando la diadema para dormir durante la noche. Observamos una rápida disminución de las pesadillas, junto con sueños emocionalmente más positivos. Para nosotros, investigadores y médicos, estos hallazgos son muy prometedores tanto para el estudio del procesamiento emocional durante el sueño como para el desarrollo de nuevas terapias». La investigación del equipo ha sido publicada en la revista Current Biology, y puede verse en la siguiente liga: https://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822(22)01477-4.