El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que la muerte del afroamericano George Floyd “no será en vano” y prometió justicia, pero resaltó la necesidad de detener los disturbios que han ocurrido en todo el país.

Todos los estadounidenses están asqueados y disgustados por la brutal muerte de George Floyd, mi administración está completamente comprometida que para George y su familia habrá justicia”. expresó el mandatario.

No obstante, el mandatario aseveró que no se puede permitir que las manifestaciones pacíficas “sean arrastradas por una multitud enardecida”.

Soy aliado de los manifestantes pacíficos, pero en días recientes nuestra nación ha sido tomada por anarquistas profesionales, multitudes violentas, saqueadores, criminales, alborotadores, ANTIFA, entre otros”, comentó.

El mandatario manifestó que muchos gobiernos locales han fallado en tomar medidas para salvaguardar a sus ciudadanos, y citó varios casos de violencia.