Rafael Lulet

¿Realmente se ha notado un cambio entre la administración Morenista y las anteriores en la Ciudad de México?, la percepción de muchos capitalinos quienes vivimos en la CDMX no hemos sentido mucho la diferencia, lo que si hemos visto son más discursos y menos acciones, hablan mucho de anticorrupción, honestidad, austeridad, cosas vistas en campañas políticas, ¿pero acaso se les ha olvidado a Claudia Sheinbaum y a su gabinete de ser ahora quienes se encuentran al frente del gobierno?

Tanto el federal como el local en la capital del país, hablan demasiado repitiendo las mismas frases, y se la han pasado dentro del mismo discurso de cuando eran oposición, decían en mi pueblo: “dime de qué presumes …”, realmente los capitalinos hemos visto un aumento de delincuencia nada más en este periodo, la seguridad pública es donde más ha afectado a muchos, rubro el cual no han podido controlar, la ciudad sufre de muchos problemas en temas como: la falta de agua en algunas demarcaciones, el bacheo, el medio ambiente, el desempleo, la informalidad, el transporte, la infraestructura pública, entre otros.

En el aspecto de la inseguridad como se mencionó anteriormente no han podido combatir, los carteles así como las bandas criminales se han posicionado en la capital sin existir actualmente un planteamiento de cómo controlarlos, dentro de los planes del Gobierno no vemos cuál es su programa de combate, ¿si el implementar más presencia policíaca con patrullas arrendadas es una solución?, podría ser pero ese esquema es opacado con el tema de la adquisición de las patrullas, considerando que cada una nos costará lo triple al rentarla en comparación de comprarla, ¿por qué se optó por algo así?.

Según Claudia Sheinbaum, el gobierno se ahorrará 752 millones 689 mil pesos en 3 años con dicho plan de arrendamiento de unidades, pero una Sedán Charger adquirida en diciembre del año pasado por la Secretaría de Seguridad Pública desembolsó 678 mil 500 pesos, arrendando ese mismo vehículo a 36 mensualidades se pagará un monto de 2 millones 189 mil 824 pesos, o sea 3 veces más. Según la adquisición de tales patrullas fueron transparentes pero se supo que el proceso fue opaco, sin una licitación pública, con un concurso por invitación restringida y posiblemente con esto de la existencia de un sobreprecio a pesar de llevar implícito el mantenimiento así como el seguro gratis, la verdad, no cuadran los números; ¿La austeridad y cero corrupción, implícitos?

 En el tema del desempleo, hablamos de una situación donde la reducción de prestaciones a empleados públicos se ha presentado, el incremento de las horas de trabajo se ha implementado, la explotación laboral se encuentra implícito con este nuevo gobierno, aprovechándose de la situación económica del país dejado por los anteriores regímenes y con la falta de proyección de la actual administración Federal, donde existe una tasa de crecimiento en dicho rubro y una desaceleración económica con un crecimiento como lo dijo el actual presidente del 0.1 por ciento siendo eso en términos concretos: un estancamiento; realmente complicado para muchos quienes debemos sobrevivir con dicha situación.

El maltrato laboral se encuentra a flor de piel aprovechándose el gobierno de las necesidades de muchos para llevar el sustento a la familia, esto es parte de lo vivido actualmente con la nueva administración de la Ciudad de México, sin existir algún programa para amortizar las consecuencias de los despidos de trabajadores del Estado.

El tema del agua, no ha sido solucionado, tenemos un decremento del subsuelo por la extracción, se habla de ser los micro sismos ocurridos en los últimos meses una consecuencia de esto, la escasez se presenta en diversas demarcaciones una de ellas es noticia a cada momento y es la alcaldía de donde fue delegada Claudia Sheinbaum, refiriéndonos a Tlalpan. Sobre la infraestructura urbana, no vemos gran avance, siguen existiendo calles muy accidentadas con verdaderos “cráteres” de baches, banquetas en mal estado, corredores abandonados y sin luminarias, todas sucias de basura y sin mencionar las grandes molestias de los franeleros, los tianguis entre muchas cuestiones más.

Sobre la situación del transporte, vemos aún como su solución gubernamental al Metrobús, el cual no ha dado resultados, propiciando grandes estragos viales con la reducción de carriles, la contaminación se encuentra implícita con el uso de combustibles fósiles debido al diésel, y el metro cada vez se encuentra más colapsado, varias escaleras eléctricas sin funcionar, vagones con parches caseros, la venta de la mafia de los vagoneros en cada estación sin poderlos erradicar, pero eso sí con la presencia cada día de apertura de nuevos locales en instalaciones de dicho transporte público, el cual deberíamos de solicitar por transparencia a donde irán esos ingresos.

Sin mencionar el encontrarnos a vísperas de la presión del aumento al costo del pasaje por los microbuseros y camiones quienes de igual manera traen unidades en malas condiciones en su mayoría.

Por último en el tema del medio ambiente, ha sido una decepción el tener como Jefa de Gobierno a una “científica” sobre ese rubro, especialista ambiental, quien no ha sabido cómo resolver dicho problema ahora que es la encargada de la Ciudad; estuvimos en mayo a casi 140 puntos de ozono en algunas demarcaciones; a falta de un programa de prevención ambiental la administración capitalina anunció la aplicación de un nuevo e improvisado “Hoy no Circula” donde autos con calcomanía “0” y “00” no quedarán exentos, el 20 por ciento dejará de circular según las placas, además del 50 por ciento de vehículos oficiales, y las recomendaciones de siempre: evitar hacer ejercicio a la intemperie, suspensión de clases, entre otras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here