• Las malas palabras de esta semana tienen que ver con el MIEDO, considerado la peor de las emociones, la que provoca sentimientos de desconfianza, angustia, odio, pánico y desesperación, que regularmente se convierten en fobias que logran paralizarnos 

Marta Obeso / @MartaObeso 

Diversos estudios demuestran que sentir miedo genera cambios NEGATIVOS en nuestra salud. Alegría, sorpresa, ASCO, TRISTEZA, IRA y miedo, son las seis emociona básicas que experimenta el ser humano; PERTURBACIONES que ALTERAN nuestro estado de ánimo haya o no una posibilidad de RIESGO. 

Los mexicanos actualmente tenemos miedo a perder el empleo, a la INSEGURIDAD y a ENFERMARNOS, principalmente de Covid-19. También hay miedo a la soledad, al escrutinio público, a envejecer y morir. 

Históricamente el miedo también se ha empleado como una infalible arma política, y analizarlo desde esta perspectiva, puede servirnos para entender muchas de las cosas que actualmente están pasando en el mundo.   

Durante los últimos días miles de personas han intentado ABANDONAR Afganistán por el temor a ser víctimas de la violencia del régimen TALIBÁN, pese al primer intento que han tenido de alejarse de la imagen que tienen como un grupo que ejerce una BRUTALIDAD indescriptible. 

El miedo, como ARMA política y de poder, cumple con la función de socialización, ya que cuando una VÍCTIMA comparte la experiencia SUFRIDA, en los espectadores se crea el TEMOR que se requiere para el surgimiento de atmósferas ficticias que modifican el comportamiento social y QUEBRANTA desde el cerebro el instinto de resistencia. 

Entre más TOTALITARIO y VIOLENTO sea un poder, menos DISIDENTE es la sociedad. El miedo como estrategia de control, siempre ha estado presente en GUERRAS y CONFLICTOS políticos, como un esfuerzo desesperado por mantener el poder sobre un pueblo SUMISO por el temor a REPRESALIAS.  

La MASACRE que se registró la semana pasada en el aeropuerto de Kabul, tras dos atentados que mostraron la barbarie que impera en Afganistán y nos inviten a reflexionar ¿en qué mundo vivimos? En realidad ¿vale la pena tanta violencia? 

Este DILEMA no es exclusivo de Afganistán, en México como en muchas partes del mundo, cada vez se registran hechos ABERRANTES que dan muestra de una SAÑA indescriptible que orilla al EXILIO a quienes, como último recurso, creen que habrán de encontrar la paz en otras latitudes.  

Existen estudios que apuntan a que la ideología del miedo surge junto con el desarrollo de la economía productiva, por el deseo de acumular riqueza, dinero y poder; dejando de lado los principios del desarrollo humano y dando origen a una nueva raza de SERES HUMANOS CARENTES DE PRINCIPIOS, SIN EMPATÍA Y SIN CONCIENCIA.  

esfera.larevista@gmail.com