• Amplios retos por cumplir… 

Fragon 

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo ya tiene nuevo titular. Alejandro Habib Nicolás fue electo el pasado viernes por el saliente Congreso hidalguense. 

Al fin se ocupará la silla que dejó vacante Raúl Arroyo González quien dejó el encargo el pasado en medio de especulaciones. Una polémica que prevalece sin respuestas. Abanico de conjeturas generado por la insoslayable falta de información del área de prensa de la misma PGJEH. 

 El 9 de agosto, Arroyo González presentó su renuncia al gobernador Omar Fayad.  Sin embargo, hasta el viernes 13 fue el día en que trascendió de la dimisión al cargo de Procurador. Ya en el anochecer, se confirmó la renuncia mediante una pírrica tarjeta informativa por parte del Congreso de Hidalgo.  

La cascada de interrogantes entre la grey política y del periodismo circularon a raudales. En los pasillos de la misma PGJEH los trabajadores pasaron por horas de incertidumbre.  

Refieren que el mismo viernes 13 se vio a Raúl Arroyo aún en lo que fue su despacho desde aquel 17 de julio de 2018. Es decir, solamente permaneció en la encomienda tres años y un mes.  

De su trabajo, en términos generales, fue exiguo. Le opacan temas graves como acusaciones de corrupción; la complicidad de agentes en el robo de hidrocarburo. Así también el penoso caso de la niña Nicole, cuyo cuerpo fue encontrado en la presa del Manantial, en Tizayuca, luego de 12 días de búsqueda infructuosa.  

Ya ni mencionar las desapariciones. Como la de Sebastián Yáñez Gómez, alumno de la UAEH que, desde el 7 de noviembre del 2019, se desconoce su paradero. Desde entonces, familiares del universitario han vivido, como en la mayoría de estos casos, un legítimo infierno. Sin mitigación alguna por parte de la autoridad. 

Alejandro Habib Nicolás, proviene de la titularidad de la Comisión de los Derechos Humanos de Hidalgo. Llega en medio de un proceso “polémico”.   Pues desde que se inscribió en la convocatoria, (para algunos con tufo de amañamiento) ya se advertía de la unción.  

De hecho, con días de anticipación a los obligados protocolos, ya trascendía el resultado de tan “democrático” proceso, lo que caló al resto de perfiles inscritos. Ante este gris escenario, urge, sin duda, una operación cicatriz.  

Por la tarde del viernes 27. Es decir, horas después de asumir la titularidad de la PGJEH, Habib Nicolás, resaltó en una entrevista radiofónica que tenía una serie de tareas inmediatas. Subrayó algunas significativas: que los ciudadanos vean a la dependencia como una aliada en quien confiar. Perderles el miedo a sus demandas.  

También el nuevo Procurador destacó el tema de la comunicación que privilegiará con la sociedad hidalguense a través de la prensa. Un asentamiento de grandes dimensiones.  

Porque precisamente, -este fue el talón de Aquiles del que sufrió Raúl Arroyo durante su estancia en la PGJEH-. Si realmente Alejandro Habib desea cumplir a cabalidad este objetivo, tendrá que echar mano de un excelente perfil en el área de difusión. Más que generar los típicos boletines informativos, un personaje empático, de resultados y de buen trato con la prensa. Fuera de soberbia, de menosprecio y de indiferencia. ¡Vaya reto titánico! Veremos. Al tiempo…