Héctor Méndez

No cabe duda que el presidente Andres Manuel López Obrador se equivocó al invitar a su gobierno al abogado Julio Scherer hijo del periodista don Julio Scherer fundador del semanario Proceso, quien era su consejero jurídico de y que tuvo que renunciar debido a los malos negocios que venían haciendo con abogados de mala reputación.

Estos prometían a sus clientes que se encontraban detenidos en los reclusorios por el delito de enriquecimiento ilícito y otros delitos que fueron suficientes para ser condenados, pues los abogados de Julio Scherer les prometían su libertad por las mínimas sumas de dinero que rebasan entre 300 y hasta mil millones de pesos por ayudarlos para obtener su libertad, misma que nunca llegó, puesto que Scherer dejó de ser consejero jurídico en presidencia.

Cabe destacar que, aunque usted no lo crea este cargo como consejero jurídico le permitía a Scherer hacer y deshacer este grande negocio, pero la avaricia lo llevó a ser juzgado por el propio presidente que mejor lo retiro de ese cargo que desde la renuncia de Julio Scherer dejó de existir en presidencia.

Pasando a otra cosa, sigue la política y críticas contra la alcaldesa de la Cuauhtémoc Sandra Cuevas, quien es muy criticada por la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum que no está de acuerdo con el trabajo que está realizando la alcaldesa en su jurisdicción, cabe destacar que ella no es de su agrado, debido a que no es de su partido y siempre la está acosando según por el mal trabajo que está desarrollando en su alcaldía.

Pero no es la única, por lo menos no le han sacado sus trapitos al sol como a otros alcaldes que descaradamente se roban el dinero, pues ahí está el caso de Armando Quintero alcalde de Iztacalco a quien en semanas pasadas lo investigaron, resulta que compró un equipo médico que le costó 4 millones de pesos e infló el costo pues nada más se ganó un millón de pesos el cuál fue a parar a sus arcas millonarias que se gana cada año.

Se dice que el alcalde no da paso sin huarache, pues cada año según los investigadores dicen que Quintero se lleva quinientos millones de pesos, del presupuesto que le otorgan anualmente de mil millones, él se lleva la mitad.

En la alcaldía siempre mencionan que no hay presupuesto para hacer otros trabajos de reparación, pues no alcanza y no es solo él sino también la alcaldesa Clara Brugada quien gasta mucho dinero en comidas que les da a sus seguidores, demostrando que por su gente da todo.

Ahí está otro Chigüil de la alcaldía Gustavo A. Madero a quien le detectaron que la anterior administración se llevó nada menos que 2 mil 500 millones de pesos y que en esta nueva administración va a realizar los trabajos que dejó inconclusos y demostrar que es un buen alcalde.

Que el presupuesto es para los trabajos de su alcaldía, como son arreglar calles, pavimentación, banquetas y una manita de gato a los mercados entre otras cosas. Cabe mencionar que este alcalde debe ser citado para demostrar en qué ha gastado el dinero del presupuesto el cual no se ve, pues las obras están inconclusas, así como el parque vehicular que ya está muy deteriorado.

Y siguiendo la noticia pues resulta que detectaron en los reclusorios que ya hay tráfico de armas y renta de celulares los cuales son rentados en tres mil pesos mensuales, por los propios  custodios, quienes  a diario recaban por estos negocios millonarias ganancias y las autoridades se hacen de la vista gorda, puesto que les dejan millonarias ganancias a los que tienen la concesión de estos reclusorios, por lo pronto los custodios se hacen ricos por estos negocios que les dejan buenas ganancias. Que les da una vida tranquila. Hasta la próxima rutina.