• Decepción por la 4T
  • Su fracaso como gobernante lo oculta con cortinas de humo
  • México convertido en cementerio
  • Raúl Morón, un fracaso como alcalde

José Cruz Delgado

Mañana se cumplen dos años que el entonces Andrés Manuel López Obrador (hoy Emperador) ganara las elecciones, pero casi de inmediato vinieron los arrepentimientos de quienes votaron por él.

El fracaso de su gobierno vino de inmediato, las ocurrencias, locuras y engaños acabaron con la esperanza de millones de mexicanos que le dieron el voto, vinieron los recortes presupuestales, desaparición de programas sociales y recortes al campo bajo el pretexto de la “austeridad republicana” causando la indignación generalizada de quienes habían puesto sus esperanzas en el nuevo gobierno y llegó la decepción.

El país está mal económicamente, el desempleo aumenta día a días, la inseguridad crece ante la falta de una estrategia, más de 53 mil muertos es para alarmarse, algo que jamás se había visto en gobiernos anteriores.

México está convertido en un cementerio.

Bueno pues el Emperador de todos sus fracasos les echa la cumpla a los fifís, conservadores y neoliberales y a los gobiernos anteriores.

La corrupción lo rodea, está haciendo más ricos a los que ya eran, pero cuenta con todo el aparato para tapar las corruptelas, y algunos medios han dado claros ejemplos de ello, pero se queda callado.

Por lo que respecta al COVID-19, ha sido vencido por la pandemia, cada día que pasa aumentan los contagios y decesos a gran escala.

Los grandes problemas nacionales los ha ocultado con cortinas de humo, como el último escándalo que creó con el llamado BOA, que después se supo, según medios nacionales, vino desde la Secretaría de Gobernación.

Qué locura ¿no cree usted?

Pero mire usted, parece que las locuras y fracasos del Emperador han impactado también a gobiernos estatales de su partido Morena, Puebla, Morelos, Veracruz, Baja California, sólo por mencionar algunos, donde sus gobernadores trabajan con miras a las elecciones del 2021 dejando a su suerte a sus gobernados, claro, con el apoyo de los Súper delegados que condicionan los apoyos a cambio de votos para Morena.

Pero la cosa va más allá, como siguen órdenes del “patroncito” AMLO, hay municipios cuyos alcaldes son un fiasco, tenemos al morenista Raúl Morón Orozco, de Morelia, quien está más enfocado a buscar la candidatura al gobierno de Michoacán que en otros temas relacionados con los problemas sociales, como por ejemplo la seguridad, pues ha dejado en manos de la delincuencia a los morelianos.

Bueno, pues parece que la ineficacia res el sello de los gobernantes morenistas, pues en Zamora, llamada “la ciudad de la muerte” ll, (porque primer está la capital michoacana), donde gobierna Martin Samaguey Cárdenas, todo su gobierno ha sido un rotundo fracaso, la gente está harta de tanta violencia, viven en el terror, pero hasta ahora nada ha hecho al respecto.

Bueno, mañana si Dios nos lo permite hablaremos dos gobiernos fracasados que pertenecen a la maldita Cuarta Transformación (4T), Lázaro Cárdenas y Pátzcuaro.

Quisiera ser optimista, pero cada vez veo más fracasos del gobierno federal y no se ven intenciones de corregir el rumbo, lamentablemente, el ego es una característica del Emperador Andrés Manuel, actúa como dictador sin importar el daño que haga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here