Para nadie es un secreto lo cómodo que Jonathan Rodríguez se siente en el Cruz Azul, club del que ya es ídolo, pero su gusto llega a tal grado que ha rechazado algunas ofertas del futbol europeo.

Es cierto que, cuando se dé una muy buena, el ‘Cabecita’ no lo pensará y se marchará de La Máquina, pero mientras tanto prefiere quedarse en el club y tratar de conseguir más campeonatos.

A final de cuentas, parece haber encontrado su lugar en el mundo, más allá de que mantenga el sueño de llegar algún día al balompié del viejo continente.