• Revela OPEP dependencia de hidrocarburos por buen tiempo 
  • Sin embargo, puede haber adaptación a nuevas formas de energía 

Juan García Heredia  

Existe en el mundo una “hipocresía de salvar al planeta” de la contaminación y el cambio climático, pues en la realidad sólo hay la “autocomplacencia” de que ello está realizándose, según informes del experto en energía Ramsés Pech, del Grupo Caraiva-León & Pech architect. 

Y es que, conforme al investigador, la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) realizó un análisis del 2019 al 2045, e incluye la afectación en el 2020, “de cómo el mundo continuará dependiendo de la industria de hidrocarburos por un período de tiempo todavía indefinido”. 

En base a datos revelados por el especialista, la población mundial pasará de 7,711 millones en 2019 a 9,479 millones de personas en 2045. Asimismo, está previsto que el número de personas en edad de trabajar (15-64 años) aumente en cerca de mil millones durante ese período. 

Factores como esos, “denotan y detonan en cubrir necesidades de combustibles, electricidad, agua y una mejor forma de aprovechar los recursos naturales por el mundo. Pero sobre todo entender que la contaminación no disminuirá o el calentamiento global podrá eliminarse”; sin embargo, esto dependerá de la forma de contener ambos problemas, además de reciclar la mayor cantidad de derivados, desechos o cualquier subproducto que salga de la utilización de la energía, indicó. 

Al señalar que actualmente “el mundo energético no está preparado para dejar los hidrocarburos”, recalcó que, no obstante, sí puede haber una adaptación en la integración de nuevas formas de energía. 

Sin embargo, suponiendo que la pandemia de COVID-19 sea superada en gran medida el próximo año, está prevista una recuperación parcial de la demanda de petróleo en 2021. “La demanda de energía incrementará del 2019 a 2045 en un 25%, siendo la más relevante la parte de renovable, nuclear y gas natural. Pero en función de la parte de la utilización del total seguirá siendo el crudo, gas y el carbón la base fundamental en un 72% contra un 28% de renovables”, expuso. 

Esto, agregó, ocasionará que en el mundo la emisión de CO2 (bióxido de carbono) pueda incrementarse. 

“La única solución, es la adaptación de la economía circular y es una mega tendencia emergente que podría apoyar la mitigación del cambio climático. La comunidad de investigación internacional utiliza diferentes definiciones, pero en general concibe un sistema económico con pérdidas mínimas de recursos y energía a través de los principios de reducir, reutilizar y reciclar”, aseveró. 

Hablando de las proyecciones entre 2019 y 2045, comentó: “Los nuevos pasajeros que requieran un medio de transporte incrementarán las ventas en un 60% de carros con motores de combustión interna, 27% eléctricos, 8% híbridos, 3% gas natural y 2% con hidrógeno”. 

“Ante esta situación planteada por la OPEP, la cual puede ser considerada por cada persona que quiera analizar la información y considerar en el mercado, pero la realidad la única forma de dejar de contaminar no la hay”, destacó añadiendo que “la hipocresía ambiental es un hecho, solo podrá ser minorizada al saber para qué queremos la energía”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here