La fiscal general de Florida, Ashley Moody, interpuso una acción legal contra la Administración del presidente Joe Biden por su respuesta al “manejo de la crisis en la frontera sur” y en relación con los “migrantes ilegales que llegan” a este estado sureño.

La demanda tiene lugar después de que fiscales de Florida presentaran recientemente cargos por asesinato a un migrante ilegal hondureño que mató a un hombre en la ciudad de Jacksonville, en el noreste del estado, señaló la Fiscalía en un comunicado.

Se trata de Yery Noel Medina Ulloa, un hondureño indocumentado de 24 años que cruzó la frontera haciéndose pasar como menor de edad, que fue arrestado en octubre pasado y enfrenta cargos de asesinato en segundo grado tras acuchillar a Francisco Javier Cuéllar, de 46 años.

Cuéllar, padre de cuatro hijos, había tomado a su cargo al indocumentado y presuntamente lo recogió en Jacksonville, adonde llegó en un vuelo procedente de Texas, estado en el que Medina había permanecido acogido en un albergue para menores migrantes.

La demanda de la Fiscalía fue presentada contra el Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. (DHS), el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).