La Fiscalía General de la República (FGR) detectó que por lo menos 11 millones de pesos presuntamente desviados en uno de los casos de la “Estafa Maestra” fueron triangulados y depositados a 68 ex funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y la desaparecida Sedesol, además de familiares.

El dinero transferido era parte de los 185 millones 839 mil 480 pesos de un contrato que la Sedatu otorgó a la Universidad Politécnica Francisco I. Madero (UPFIM), para automatizar los registros de información del Centro Ciudad de las Mujeres, en Tlapa, Guerrero.

Fuentes del Gobierno federal que pidieron no ser identificadas indicaron que la mayoría de estos depósitos son por cantidades que van de las decenas de miles de pesos hasta los 200 mil.

Precisaron que entre los destinatarios de las transferencias están al menos un ex funcionario que ya se encuentra procesado por un caso de la Estafa, así como otros que están bajo investigación, y familiares de los ex servidores públicos.

De acuerdo con informes federales, por estos hechos la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales (SEIDF) tiene en curso una nueva investigación por el delito de peculado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here