• Caída del turismo pone en peligro 120 millones de empleos en este sector
  • Pandemia generará cambios y protocolos sanitarios para turistas

María Escalante García

El SARS-CoV-2, ha generado graves complicaciones en el sistema de salud de todos los países, el confinamiento al que se tuvo que someter la sociedad fue inevitable y esto causó problemas en distintos sectores, uno de los más afectados ha sido el turístico, la Organización Mundial del Turismo (OMT), advierte que el número de viajeros internacionales podría caer hasta 80% este año, lo cual pone en riesgo el empleo de millones de personas dedicadas a esta industria.

De acuerdo al último barómetro de la OMT el turismo internacional se redujo un 22% en el primer trimestre del año. Las llegadas en marzo registraron una caída brutal del 57% tras el inicio del confinamiento en numerosos países, la introducción de restricciones de viaje, así como el cierre de aeropuertos y fronteras. Lo anterior significa en una pérdida de 67 millones de arribos internacionales.

El impacto de la caída de la demanda de viajes internacionales podría traducirse en la pérdida de hasta un millón 100 mil turistas internacionales y entre 100 y 120 millones de puestos de trabajo en empleo directo del turismo.

“El mundo afronta una crisis sanitaria y económica sin precedentes. El turismo ha recibido un duro golpe, y son millones los puestos de trabajo que se encuentran en peligro en uno de los sectores de la economía que más mano de obra emplea”, señaló el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili.

Esta es con mucho la peor crisis que el turismo internacional ha afrontado desde que existen registros en 1950. El impacto se sentirá en diversos grados de las diferentes regiones y en momentos superpuestos, siendo la región de Asia y el Pacífico la que se pronostica empezará a recuperarse antes.

La OMT implementa programa de asistencia técnica para recuperar el ...

En este sentido Asia y el Pacífico es la que muestra el mayor impacto en términos relativos y absolutos con una disminución de 33 millones de llegadas, el impacto en Europa, aunque menor en porcentaje, es bastante elevado en volumen pues registra menos 22 millones de arribos.

La demanda interna podría recuperarse antes que la internacional según la encuesta del Grupo de Expertos de la OMT. La mayoría espera comenzar a ver signos de recuperación en el último trimestre de 2020, pero sobre todo en 2021. Tomando como punto de partida crisis anteriores, los viajes de ocio, especialmente los viajes para visitar a amigos y familiares, podrían recuperarse más rápidamente que los viajes de negocios.

Cambios en el turismo

El COVID-19 ha cambiado por completo al mundo en muchos sentidos, los viajes ya no serán lo mismo pues cada país al reabrir sus fronteras al turismo internacional deberá tomar medidas pertinentes para evitar un rebrote de este virus.

En términos de hotelería, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), ha presentado nuevas normas como la existencia de procesos de limpieza profunda, lavado de manos constante entre el personal y los huéspedes, desinfección de las tarjetas de las habitaciones, fomento del pago electrónico, desayunos en la habitación y uso de desinfectantes para manos que deben estar en todos lados.

La industria aérea, tendrá mayores controles sanitarios en los aeropuertos con limpieza y desinfección constante, los gobiernos tendrán nuevas responsabilidades de evaluación e identificación de los riesgos de salud de los viajeros, el acceso restringido de personas en las terminales, el distanciamiento físico será esencial, uso de cubrebocas obligatorio, se promoverá el check in online e incluso puede que se expidan pasaportes de inmunidad, esto de acuerdo a los nuevos protocolos presentados por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

El turismo doméstico en la mayoría de los países se incrementará debido a que el levantamiento de las cuarentenas, provocará que los viajeros busquen primero visitar destinos cercanos a sus localidades de origen, donde existan las medidas sanitarias adecuadas y accesibles, dado el entorno económico. Caso contrario ocurrirá en el turismo internacional, el cual tardará más en normalizarse dependiendo de cómo se vaya desarrollando la situación de cada país.

Turismo en México

Las entradas de turistas internacionales a la República Mexicana se contrajeron 78.5% durante el pasado mes de abril. Los arribos totales fueron de 777 mil 152, una cifra significativamente por debajo de su nivel con respecto al año anterior con 3 millones 621 mil 537 visitantes, de acuerdo con cifras de las Encuestas de Viajeros Internacionales (EVI) del Inegi.

Tambien en este mes ingresaron 131 millones de dólares por concepto de gasto total de los visitantes en el territorio nacional. Esto implicó una caída de 93.7% en comparación con los ingresos registrados en 2019 que fueron 2 mil 098 millones de dólares.

En este marco hace pocos días el secretario de Turismo, Miguel Torruco, propuso a las autoridades de Salud federal, que el turismo sea calificado como una actividad esencial y prioritaria para la economía nacional. 

“Le solicito, de la manera más respetuosa, al titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer Varela, y al subsecretario Hugo López-Gatell, vocero en materia de la emergencia sanitaria, que se reconsidere la actividad turística como esencial, por el bien de la economía del país y de tantos empleos que están en riesgo”, comentó el titular de la Sectur.

Argumentó su solicitud al explicar que el turismo, es una de las actividades más devastadas por la pandemia del COVID-19, y que este sector representa el 8.7% del PIB además de generar más de 11 millones de empleos directos e indirectos.

El Caribe Mexicano es el único que ha reabierto sus puertas al turismo. De acuerdo con un reporte de la Asociación de Hoteles de Cancún, 41 centros de hospedaje han reiniciado labores, incluyendo Isla Mujeres y Puerto Morelos.

SARS-CoV-2 en números…

Hasta el cierre de esta edición se reportan más de 7,9 millones de personas contagiadas en todo el mundo, la cifra de fallecidos supera los 434 mil. México acumula 146 mil 837 casos y 17 mil 141 muertos.