• Se extravían muestras que habían sido recolectadas por el robot Perseverance en el planeta rojo 
  • “La idea inicial es que el tubo vacío es el resultado de que la roca objetivo no reaccionó de la manera que esperábamos durante la extracción”: Experta 

María Escalante García  

El robot Perseverance que aparentemente funcionaban perfectamente sus sistemas, regaló una sorpresa a los expertos cuando examinaron el tubo en el que debían haberse almacenado las muestras pues se encontraron con que estaba vacío.  

“La idea inicial es que el tubo vacío es el resultado de que la roca objetivo no reaccionó de la manera que esperábamos durante la extracción. Es más, eso que un problema del hardware del sistema de toma de muestras y depósito”, dijo Jennifer Prosper, directora del proyecto Perseverance en el Laboratorio de Jets Propulsados de la NASA en California. 

El Perseverance utilizó el visualizador WATSON para revisar dentro del hoyo, pero el resultado, es que la muestra tampoco estaba allí. 

Este incidente de la roca no parece ser el primero, de hecho, en 2007 la sonda Phoenix de la NASA, situada en el “Ártico” marciano, descubrió que la consistencia pegajosa del suelo dificultaba mucho la introducción de muestras en el laboratorio interno. Más tarde, en 2018, la sonda InSight intentó con esmero, pero sin fortuna, introducir en el subsuelo un instrumento que debía medir la temperatura.  

El equipo a cargo de la misión cree que las particulares características de la roca que se intentaba recoger pueden haber sido la causa del fallo. Las imágenes y la telemetría que llegan de Marte deberían permitir resolver el misterio. 

En los próximos días el equipo dedicará más tiempo a analizar los datos que tenemos y adquirir más datos diagnósticos para entender la causa principal de que el tubo estuviera vacío. 

El Perseverance tiene un sistema de perforación y extracción de rocas en el extremo de su brazo robótico de más de dos metros de largo. Este sistema lo hace capaz de cortar y extraer muestras de roca del tamaño de un dedo que luego pasan a la unidad de procesamiento ubicada en las tripas del ingenio de la NASA, donde quedan empaquetadas y selladas en unos cilindros de titanio. 

Avanzan planes para llegar a Marte 

Vivir en Marte no será fácil, pero la cosa podría aliviarse un poco gracias a la base espacial que permitirá a los astronautas descansar y refugiarse de las extremas condiciones ambientales del planeta rojo. La misión está siendo ya preparándose en forma de simulacro con astronautas que vivirán en una réplica de esa base, llamada Mars Dune Alpha, en la Tierra. 

Para ese simulacro se ha creado una especie de chalet de 160 metros cuadrados con distintas habitaciones para cada astronauta, dos baños, una enfermería, un gimnasio y varias zonas de trabajo. El diseño, desde luego, es de lo más llamativo, y permitirá valorar cómo puede llegar a ser la vida en el planeta rojo cuando los astronautas tengan que vivir allí de verdad. 

La NASA ya está buscando a voluntarios que tendrán el reto de pasar nada menos que un año en un hábitat que simula las condiciones de Marte, y junto a ese proceso se está preparando esa réplica de la base espacial que se llamará Mars Dune Alpha y que por su diseño parece más un chalet que una estación espacial al uso. 

Fotografías del Ingenuity  

El helicóptero Ingenuity Mars de la NASA completó recientemente su undécimo vuelo en el Planeta Rojo, tomando múltiples fotografías durante su viaje. Además de capturar las rocas, las dunas de arena y los afloramientos rocosos que prevalecen en la región “South Séítah” del cráter Jezero, algunas de las imágenes capturan el Rover Perseverance de la NASA en medio de su primera campaña científica. 

Ingenuity tenía como objetivo servir como demostración de tecnología para comprobar que era posible un vuelo controlado y con motor en Marte.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here