•  Cadenas televisivas criticadas por López como parte de “la mafia del poder”, ahora transmitirán contenido educativo
  • Por alumno la SEP pagará 15 pesos a estos consorcios y no hay certeza e que se cubra todo el territorio nacional

María Escalante García

La pandemia por el SARS-CoV-2 provocó muchos cambios en distintos sectores, incluso en el educativo, recientemente autoridades federales indicaron que las clases del nuevo ciclo escolar serán a través de la televisión, López Obrador informó que serán cuatro cadenas televisivas las encargadas de la transmisión del contenido educativo, entre ellas destacan las dos más importantes en el país y a quien en su momento el presidente criticó severamente como parte de la “mafia del poder” Televisa y TV Azteca.

Alrededor de 30 millones de alumnos iniciarán clases el próximo 24 de agosto, sin embargo, de acuerdo a datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) alrededor de 14 millones de personas en el país es decir el 11%, no cuentan con un aparato televisivo para acceder a la señal y la programación.

TV Azteca le gana a Televisa la guerra de la publicidad

Del restante 89% de los hogares que sí cuentan con el aparato en estas áreas, más de la mitad (54%) tienen acceso a televisión abierta; 41% tienen el servicio de paga y sólo 5% cuentan con ambos. Destaca que 38% de los que tienen el servicio de TV de paga lo obtuvieron porque no reciben o cuentan con una señal abierta. Mientras que 68% de los hogares que mencionaron no tener este sistema se debió al precio.

¿Retroceso Educativo?

En entrevista con IMPAR, el periódico, el profesor a nivel educación primaria, Joel Escalante García, señaló que a finales de los 80 y principios de los 90 se presenta a la televisión como el medio más eficaz de educar a los menores de edad, debido a que para ese tiempo ambos padres ya salían a trabajar y por consecuencia no había quien se quedará con los hijos.

“La televisión se convirtió en ese entonces en un medio de educación, no de una manera constructiva por el tipo de programación, pero, era una herramienta para educar. Lo que ocurre actualmente es que la televisión se vuelve un instrumento y es muy válido de utilizar, sin embargo, las personas que están encargadas de dirigir esta enseñanza deben estar preparadas realmente” comentó el profesor.

Agregó, que “no hay una preparación como tal para enseñarle al alumno de esta manera. Los que podrían tener una mayor experiencia y es muy claro, son los maestros que trabajan en telesecundaria por el ritmo de trabajo y programas que llevan, aun cuando son clases en televisión de 20 o 30 minutos ellos tienen la oportunidad de extender sus temas dentro de un grupo formal”.

Las clases presenciales iniciarán solo hasta que el semáforo epidemiológico se encuentre en color verde, esto de acuerdo a información de las autoridades de Salud federal, en este sentido el profesor aseguró que estamos ante un escenario bastante difícil derivado de la pandemia por el SARS-CoV-2.

“En una opinión se debería de retomar el calendario de clases como hace muchos años, que iniciaba en febrero y culminaba en noviembre, donde el último acto cívico era el desfile del 20 de noviembre, las vacaciones se tomaban en diciembre y enero, talvez seria en este momento oportuno retomar esa estrategia y analizar los resultados”, declaró el profesor Joel Escalante.

Internet y televisión mismo problema…

Al termino del pasado cierre escolar todas las actividades se manejaron a través del envío de evidencias por distintas plataformas electrónicas, lo cual generó una serie de problemas para los que no tienen acceso a internet hasta incluso un dispositivo para poder cumplir con lo solicitado por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Para subsanar esta carencia, el plan de la SEP incluye la transmisión de contenidos educativos por las principales televisoras del país, con las cuales el gobierno federal firmó un acuerdo por el cual pagará 450 millones de pesos a dichos canales, en dicho del presidente 15 pesos por alumno durante tres meses.  

“Con el tema del internet, hay papás que aún en la ciudad no tienen el recurso de un teléfono inteligente. Esto provoca que ese tipo de información se quede corta, si el acceso a internet funcionara para todos como debería de ser, las cosas serían distintas, afirmó el profesor.

Labor titánica del profesorado

El trabajo por parte de los profesores con las nuevas medidas adoptadas por la SEP en el ciclo escolar pasado, incrementó el trabajo de los educadores, a esto se suma la falta de conocimientos tecnológicos por parte de alguno de ellos.

“El trabajo por parte de los maestros se realizó a través de fichas de trabajo que se mandaban a los directivos de la institución educativa y tambien a la SEP para su revisión y posteriormente a los padres de familia para que los menores realizaran las actividades de todas las asignaturas, además de actividades adicionales, esto aumento entre un 500 y 900 por ciento el trabajo de los profesores, realmente fue un trabajo titánico, finalizó el maestro Joel Escalante.

No hay mucha base para indicar si un alumno aprendió o no por medio de la televisión, pero algo es cierto siempre se necesita instrucción de un maestro pedagógicamente. Los maestros y padres de familia necesitan claridad desde los horarios y sintonización de canales hasta recomendaciones básicas como las condiciones para tomar clase frente a una televisión en la sala donde pasan todos y existen elementos distractores permanentes, o cómo solventar el problema de tener sólo un equipo de televisión para varios niños en una misma casa.

¿Cómo vamos con el COVID-19?

Hasta el cierre de esta edición suman más de 19,4 millones de personas contagiadas y 723 mil muertos. México acumula 475 mil 902 y 52 mil 6 fallecidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here