• A pesar de que López aseguró que la pandemia estaba controlada, expertos advierten lo contrario 
  • En México no se va a poder hablar de una segunda ola porque la primera nunca disminuyó: Especialista 

María Escalante García  

Desde mayo pasado, López Obrador aseguró que la pandemia por el COVID-19 estaba domada, decía que los contagios y muertes iban a la baja, sin embargo, expertos de la salud advierten lo contrario. A esto se suma que en otras partes del mundo ya se registran rebrotes de esta enfermedad. 

“La respuesta simple es: no. No ha descendido el número de contagios y muertes, de ninguna manera, lo que va de bajada es el número de pruebas que se hacen. Por eso se están registrando menos casos, pero no es porque los contagios se estén disminuyendo”, sentenció la Dra. Laurie Ann Ximénez-Fyvie, jefa del laboratorio de genética molecular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

El gobierno federal, desde el inicio de la pandemia, rechazó dar prioridad a la realización de pruebas del coronavirus y el rastreo de casos. En lugar de eso, se inclinó por monitorear la capacidad en los hospitales y tratar la pandemia con el modelo Centinela para la vigilancia epidemiológica. 

Para la también doctora en ciencias médicas con especialización en microbiología por la Universidad de Harvard es precisamente en esa estrategia, donde ha recaído el error principal.  “No se hace rastreo de contactos, no se aísla selectivamente a las personas y, encima de todo eso, no se toma ninguna medida para disminuir la pérdida de vidas de la gente que ya está enferma” aseveró. 

Otro punto que señala como evidencia de que México no está saliendo de la pandemia es el índice de positividad por cada entidad del país. “Se tienen estados como Oaxaca que tienen más del 70% de positividad”. La OMS apunta que no hay indicios de control de la epidemia mientras que la positividad al virus no sea del 5% o menor.  

Gatell y sus predicciones  

La Secretaría de Salud ya contemplaba, desde el pasado mayo, un escenario en el que una segunda ola del COVID-19 coincidiera con la influenza, uno de los virus estacionales propios de la temporada invernal, que se prevé empiece a presentarse en octubre, mes entrante. 

Ante la predicción de un rebrote de casos de covid-19 en octubre, durante la temporada de influenza en México, la atención hospitalaria será un reto, advirtió Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.  

Perspectivas_Gatell

Indicó que será a mediados de octubre cuando inicie la nueva ola de contagios, mientras que noviembre y diciembre cuando se llegue al punto máximo de infecciones y ocupación hospitalaria. 

¿Segunda ola? 

“En México no se va a poder hablar de una segunda ola porque la primera nunca disminuyó. Se va a poder hablar solamente de un repunte de la primera ola, es decir, se va a acelerar el número de contagios y el número de muertes”, dijo la académica Laurie Ann Ximénez-Fyvie. 

Agregó explicando que “para los países que sí controlaron y disminuyeron sus casos, sí vendrá una segunda ola, pero para México ni siquiera será un rebrote, porque estamos aún en el primer brote. Lo que será es un repunte; un repunte de casos y de defunciones”.  

No obstante, la Dra. Laurie Ann insistió en que aún se está tiempo para prevenir un escenario catastrófico. Incluso ella encabezará una iniciativa en los siguientes días, que se centrará en dar atención temprana a los pacientes con COVID-19, vía remota, de forma gratuita.  

Rebrotes en el mundo…  

En toda Europa, desde Luxemburgo hasta Croacia, los casos de coronavirus están empezando a aumentar en países que anteriormente habían conseguido controlar la propagación de la enfermedad. Países como España, Francia y Alemania están registrando un aumento significativo en el número de personas con la enfermedad. 

La mayoría de los epidemiólogos son reacios a llamar a este aumento de casos una “segunda ola”, argumentando que es demasiado pronto para decir lo que está sucediendo.  

En algunos lugares, el aumento de las cifras puede atribuirse en parte a un mayor número de pruebas y a la detección de casos asintomáticos. Pero en los países que se enfrentan a nuevos brotes graves, como Bélgica, se ha producido un drástico aumento del número de personas que ingresan en cuidados intensivos con COVID-19. 

Lo que no se puede descartar es que alguno de los brotes que se han detectado ahora acabe descontrolándose y causando problemas mayores. De ahí la importancia de reforzar el control. Por parte de los individuos, se trata de impedir el contagio a toda costa con mascarillas, distanciamiento social e higiene, además de evitar sitios cerrados y muy concurridos, con mucha gente junta durante demasiado tiempo. 

Independientemente de que se produzca una segunda oleada, añadir el SARS-CoV-2 a la lista de virus y bacterias que causan infecciones respiratorias cada invierno puede convertirse en un problema muy serio. Dado que esta temporada invernal no parece que vaya a haber una vacuna. 

Datos COVID-19 

Hasta el cierre de esta edición el mundo suma más de 32,6 millones de contagios y 990 mil muertos, México acumula 720 mil 858 y 75 mil 844 fallecidos.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here