• Suman 77 mil 626 capturas de migrantes, en su mayoría centroamericanos, casi un 90% más que en el mismo periodo de 2021. 
  • El año pasado se ostenta hasta el momento con un récord histórico debido a más de 307 mil detenciones en total 

María Escalante García  

Desde el comienzo de la administración de López Obrador se comenzaron con las detenciones de personas indocumentadas de hecho en el primer trimestre de 2022, suman ya un total de 77 mil 626 capturas de migrantes, en su mayoría centroamericanos, casi un 90% más que en el mismo periodo de 2021. 

El año pasado se ostenta hasta el momento con un récord histórico debido a más de 307 mil detenciones en total. Se trata de un promedio de 860 migrantes capturados a diario.  

De acuerdo con las estadísticas oficiales de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob), el dato del primer trimestre de 2022 supera también en 158% al de 2020, en 143% al de 2019 y en 151% al de 2018.  

En cuanto a 2015, el segundo año con más detenciones en las últimas dos décadas, la estadística de este primer trimestre también es superior hasta en 56%. 

Para dimensionar el dato: en tan solo tres meses de 2022, el Instituto Nacional de Migración (INM) ha detenido casi al mismo número de personas migrantes que detuvo durante todo 2012. Y mientras en años como en 2018, el último del gobierno de Enrique Peña Nieto, se detenía en promedio a unos 10 mil migrantes al mes, en este primer trimestre el promedio es de más de 25 mil. 

Migrantes menores de edad 

Además, las detenciones de migrantes menores de edad también se han disparado: hasta marzo de 2022 sumaban 11 mil 271, una cifra nunca antes registrada, que supone 72% al alza en comparación con 2021, 124% más que en 2020, 27% más que en 2019 y un 65% más que al final de sexenio de Peña en 2018.  

De hecho, si se compara con 2010, por ejemplo, la cifra de menores migrantes detenidos en este primer trimestre de 2022 es 962% superior. De esos más de 11 mil menores migrantes detenidos, un poco más de la mitad, el 54%, son niños de entre cero y 11 años, 71% al alza en comparación con el año pasado.  

No obstante, aunque las autoridades migratorias mexicanas están deteniendo a más menores, las cifras oficiales también indican que hubo un descenso de las capturas de menores no acompañados: 230 en el primer trimestre de 2022, un 36% menos que el año pasado, 16% menos que en 2019 y 25% a la baja en relación a 2015, el año en que el gobierno de Peña puso en marcha el llamado Plan Frontera Sur, luego de que un año antes tuviera lugar en la frontera sur de Estados Unidos la denominada “crisis de los niños migrantes”.  

Comunidad LGBT+ más vulnerables 

Más de dos tercios de las personas desplazadas en el mundo no han salido de sus fronteras nacionales en busca de seguridad, sino que se mueven dentro del territorio de su propio país. Cuando estas personas son lesbianas, gay, bisexuales, trans y de género diverso, estos desplazamientos las colocan en una situación aún más frágil que la de otros migrantes y a menudo son discriminadas por motivos de orientación sexual e identidad de género. 

Unos cuarenta expertos de la ONU en derechos humanos*, al igual que de otros organismos especializados, hicieron este lunes una declaración conjunta denunciando la vulnerabilidad de ese colectivo cuando huye de la persecución, y llamando a todos los gobiernos a asegurarles protección y un trato digno. 

Los relatores aseveraron que las personas LGBT destacan entre las más vulnerables y marginadas de los 84 millones de individuos desplazados que existen actualmente en el mundo. 

Explicaron que el motivo del desplazamiento de ese grupo se debe muchas veces a que residen en países que no ofrecen una protección sólida de los derechos humanos. 

“Las vulnerabilidades estructurales a las que se enfrentan las personas LGBT se ven intensificadas por su estatus como migrantes, solicitantes de asilo, refugiados o desplazados internos”, añadieron. 

Los relatores indicaron que, si esas personas migran a otros países, suelen enfrentar peligros similares o mayores de violencia, xenofobia, racismo, misoginia, discriminación por edad, marginación socioeconómica y aislamiento de las redes de apoyo tradicionales.