Víctor Hugo Islas Suárez

La creencia en los “horóscopos” ha persistido durante siglos, cautivando las mentes de personas de diversas culturas y generaciones, ya sea en periódicos, plataformas en línea o consultas astrológicas personalizadas, los horóscopos continúan moldeando en ciertas personas la percepción del destino, la personalidad y el futuro, y después de ir cortarme el cabello, y ver que cierto periódico impreso aún los publica, quiero que exploremos las “razones” detrás de esta creencia duradera en los horóscopos, examinando tanto su atractivo como sus limitaciones.

La astrología, el estudio de la influencia de los cuerpos celestes en los asuntos humanos, se remonta a las antiguas civilizaciones, babilonios, egipcios y griegos practicaban formas de astrología, atribuyendo eventos cósmicos a sucesos terrenales, los signos del zodiaco, basados en la posición del sol durante el nacimiento de una persona, se convirtieron en elementos centrales de las interpretaciones astrológicas, con el tiempo, la astrología “evolucionó”, fusionándose con creencias culturales y prácticas religiosas.

Pero, cuál es el Atractivo de los Horóscopos, podemos centralizarlos en 4 formas,

1. Sentido de Orden: La vida puede ser caótica, y los horóscopos ofrecen una apariencia de orden, proporcionan un marco estructurado para comprender eventos y emociones; Las personas buscan patrones y conexiones, y los horóscopos prometen revelar vínculos ocultos entre los movimientos celestiales y las experiencias personales.

 2. Orientación Personalizada: Los horóscopos afirman ofrecer consejos personalizados basados en la carta natal de cada individuo, ya sea en decisiones laborales, relaciones o salud, la gente recurre a los horóscopos en busca de orientación; La atracción radica en la idea de que el universo tiene un plan para cada persona, y los horóscopos actúan como intérpretes de ese plan.

3. Entretenimiento y Curiosidad: Leer horóscopos suele ser entretenido, a las personas les gusta imaginar cómo las predicciones se aplican a sus vidas; La curiosidad sobre lo que las estrellas auguran alimenta el ritual diario de consultar los horóscopos.

4. Vínculo Social: Conversar sobre horóscopos crea un sentido de comunidad, amigos, familiares y colegas comparten sus signos astrológicos y comparan rasgos; Se convierte en un tema de conversación que une y fomenta conexiones.

Y bueno, si no has notado hasta ahora mi sarcasmo, aunque los horóscopos tienen su atractivo, los escépticos plantean puntos válidos: Generalizaciones: Los horóscopos a menudo utilizan lenguaje vago que se aplica a una amplia audiencia. El efecto Barnum, donde las personas aceptan declaraciones generales como personalmente relevantes, desempeña un papel.

Falta de evidencia científica: La astrología carece de evidencia empírica. Los estudios científicos no logran demostrar un vínculo causal entre las posiciones celestiales y el comportamiento humano.

Sesgo de Confirmación: Las personas tienden a recordar los aciertos (cuando los horóscopos coinciden con sus experiencias) y olvidan los fallos (cuando no lo hacen). Este sesgo refuerza la creencia.

La creencia en los horóscopos persiste porque satisface necesidades psicológicas de personas “flacas” de pensamiento, ofrece consuelo y despierta la curiosidad, pero sobre todo da cierto confort a las personas que en su debilidad buscan un “abrazo” del universo.