Víctor Hugo Islas Suárez

En días recientes se han dado a conocer nuevos entes de inteligencia artificial en Japón y China, presencias holográficas que son capaces de interactuar con los humanos, pueden responder a unas 5000 preguntas, y hasta pueden contar un chiste o hacer una reservación para un vuelo o bien tomar la orden de un restaurante de comida rápida.

Tuve un platica también en días recientes que me contaba de manera taciturna que en la empresa en la que trabaja (una armadora de autos) 5 personas habían sido remplazadas por un robot que se hará cargo de la pintura de los autos y eso le tenia entre preocupada y molesta. ¿Ya nos van a reemplazar por robots?

Aún no, falta mucho para llegar a ello, la pasada década dejo muchos avances en ese ramo, hay más inteligencia artificial que nunca, hay robots que ya pueden servir la comida en algunos restaurantes en Asia, pero no, aun no nos van a reemplazar, podemos estar tranquilos en ese tema.

Sueño con ese mundo que no veré, en donde los robots hacen todas esas tareas corporales humanas, desde preparar el desayuno, conducir el auto, cortar el pasto, limpiar la casa, armar maquinaria pesada, extraer minerales y pasear al perro, robots construyendo robots, para ello se ha estimado que nos faltan unos 200 años, ¿y qué vamos a hacer los humanos en un mundo ocupado por robots e inteligencia artificial?

Pues mucho, podremos entonces poner atención a lo que muchos llaman crecimiento espiritual, es decir, los humanos en ese futuro distante podrán despertar sin tarea física alguna que realizar, así que después del desayuno podrán ejercitarse, estudiar, sociabilizar, viajar y hasta despreocuparse de la comida a comprar, y es justo aquí en donde la predicción toma un rumbo incierto.

Los 200 años pueden convertirse en 300 350 o 400, ya que necesitamos también crear una evolución de pensamiento y conciencia, si hoy en día los robots y la inteligencia saltaran a la realidad, la humanidad no estaría lista para ellos, muchos humanos se resistirían, no se ejercitarían, y seguirían cometiendo ilícitos etc., es decir, la evolución de la conciencia humana se ira ajustando junto con la tecnología.

Falta mucho, no lo veremos, ni sus nietos ni sus bisnietos, pero esa es una realidad imparable, al menos que, bueno, siempre se puede contar con el humano para destrozar su futuro, nada nos asegura que como especie logremos prevalecer otros 200 años, podríamos llegar al punto en el que los recursos no sean suficientes para la construcción del mundo del mañana, y entonces, la teoría más desalentadora, son las guerras, que acabaran con más de la mitad de la población humana y entonces el mundo del futuro deberá esperar 500 años para recuperarse y poder darle paso al nuevo ser humano que estará acompañado de una nueva conciencia colectiva y podrá prosperar con los robots y la inteligencia artificial que nos guiara entonces nuestro futuro y realidad siguiente, la conquista del espacio más allá de la vía láctea.

Aun nos falta otro milenio, que suena distante, pero recordemos que hace 600 años los vikingos llegaron a América, hace 200 empezamos a prosperar y hace menos de 100 la revolución industrial empezó y le dio pie a la revolución tecnológica, así es, en un milenio la humanidad dejo de usar papel y aceite de ballena para llegar a donde estamos, así que el futuro está ahí aguardando por la humanidad, pero tristemente no para los que estamos en este momento sobre la superficie de este planeta.

Entonces, no se preocupe por los robots y la inteligencia artificial, el miedo no debe de abordarlo, aun no, no a nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here