Víctor Hugo Islas Suárez 

Tantos comentarios y opiniones mercenarias hablan de la App de mensajería de mayor uso en el mundo, y es verdad WhatsApp no se encuentra en su mejor momento. La aplicación de mensajería lleva semanas envuelta en la polémica debido a sus nuevas condiciones de uso, que permitirán a la plataforma compartir datos de sus usuarios con Facebook con fines comerciales. Algo que está provocando que la herramienta, que cuenta con más de 2.000 millones de usuarios en todo el mundo, pierda internautas. 

Así que ya si se queda instalada o no es decisión propia, hablemos de tres maneras que pueden ayudar a mejorar la seguridad de la app, recuerda que, a pesar de los cambios en las condiciones, la aplicación no tendrá acceso a los mensajes del usuario, que, según promete WhatsApp, están cifrados de extremo a extremo, por lo que no podría leerlos, aunque quisiera. También remarca que la «app» de mensajería no es, ni de lejos, el servicio que más datos recopila. 

Para que no te infecten la cuenta: 

Una muy buena práctica es desactivar la descarga automática en el smartphone de vídeos y fotografías. (Esto también te ayudará a ahorrar espacio en el almacenamiento interno de su dispositivo) 

Activa la verificación en dos pasos: 

Cuando se emplea, tienes la opción de ingresar una dirección de correo electrónico. Esto permite que WhatsApp te envíe un enlace para restablecer tu PIN por correo electrónico en caso de que lo olvides y, además, ayuda a proteger tu cuenta. 

Normalmente, los robos de cuentas de WhatsApp se realizan mediante campañas en las que los ciberdelincuentes emplean ingeniería social para engañar a la víctima y que esta entregue un código de verificación de 6 dígitos que, previamente, le ha llegado por SMS. 

No guardes chats en la nube: 

El cifrado de extremo a extremo garantiza, sobre el papel, que los mensajes que envías por WhatsApp sólo son visibles para quien los realiza y quien los recibe. Sin embargo, ese cifrado desaparece cuando esos chats son almacenados en plataformas en la nube. Independientemente de que su «smartphone» sea iOS, es decir, iPhone, o Android. No hay afirmaciones serias de que su contenido sea analizado o extraído de datos en la nube, pero Apple o Google pueden acceder a él, invalidando el propósito del cifrado de extremo a extremo de WhatsApp, por este motivo, recomiendo desactivar las copias de seguridad de los chats.