”Creo en el sufragio efectivo no reelección. Y por eso voy a durar el tiempo que el pueblo quiera”, eso dijo AMLO durante su conferencia mañanera y firmó ante notario público, un documento donde se compromete a no reelegirse.

Pero ¿Cuál es el peso jurídico del documento que firmó López Obrador ante un fedatario? Ninguno.

Lo único que garantiza la presencia del notario público es dar certeza que la firma en el documento pertenece al nombre y texto que ahí obran, pero no garantiza de ninguna manera que lo va a cumplir.

Eso por un lado y por el otro, un documento de esa naturaleza no está por encima de la Constitución.

Pero lo más llamativo del tema, es el dicho del presidente cuando afirma que “y por eso voy a durar el tiempo que el pueblo quiera”. Esto implica que si le aprueban la Consulta Popular, López Obrador no tendría que ir a una elección; por aclamación podría mantenerse en el poder.

Con ello tampoco contravendría su dicho de que cree en el sufragio efectivo, no reelección. Sería la voluntad popular expresada en una consulta sin contrincantes, donde el pueblo sabio le pidiera que continuara sacrificándose en la presidencia o la forma que se diera, al mando del país.

Con esto último también sería congruente con su declaración de que “no me voy a aferrar a la Presidencia”.

Los mensajes ahí están; son menos de dos líneas, pero con un alto sentido político donde al menos hay tres trampas.

Si en Baja California se contraviene la Constitución General de la República, los lineamientos del Instituto Nacional Electoral y resoluciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación a ciencia y paciencia del Presidente López ¿Qué podemos esperar llegado el caso de una consulta popular?

Ya una vez AMLO se dio por muerto, no hubo acta de defunción; hoy, como van las cosas, las formas de mantener el poder de manera legal o ilegal, se han subliminado o ¿son tan burdas que pocos las creen? ength

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here