Guillermo Pimentel Balderas 

En otro boletín triunfalista, el encargado de la Secretaría de Agricultura (Sader) dijo que “a pesar del incierto panorama global, el sector agroalimentario mexicano se ha consolidado como un motor de la economía del país, con la generación de empleos, la atracción de divisas y el abasto oportuno de alimentos a la población”.  

Como a modo de dar canonjía al sector rural, agrega: “Esto es resultado del trabajo y esfuerzo de mujeres y hombres, que a lo largo de las cinco regiones agroalimentarias que componen el país, han mantenido en todo momento la producción de alimentos”. 

El funcionario federal, en ningún momento se refiere a los apoyos económicos que ha dado el gobierno de la 4T a los productores, principalmente a los primarios. En ningún párrafo de esta información se menciona algún programa de respaldo a los que, el funcionario federal, dice estar comprometido para que los resultados positivos –del que se refiere-  “se reflejen en bienestar para las personas que habitan los territorios rurales”. 

Sin embargo, la realidad es otra, muy diferente a los conceptos que expresa el funcionario en su comunicado y ante sus compinches, en este caso en Sonora, donde al igual que en otras entidades del norte de la república, no hay o no llegan los programas de apoyo a los productores agropecuarios. 

Tal es el caso, precisamente, en Chihuahua y que, a comentario a este reportero de Ángel Lara Martínez, secretario de la Organización de la Confederación Nacional Campesina (CNC), nos aseguró: “Como productores seguimos pidiéndole al Gobierno Federal que implemente acciones contundentes, con recursos y directo a los productores, no solo a los propietarios de las parcelas como lo hace el Programa de Producción para el Bienestar”.  

Además, cuestiona: “Le quiero decir al Señor secretario (Víctor Villalobos), que toda la información que recopila y enorgullece al país respecto a la producción de alimentos, lo hacen los agricultores, los ganaderos, sin apoyo de recursos oficiales”. ¡Tómala!  

Eso sí, el agricultor y contador público de profesión, reconoció el trabajo que se hace en el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), a cargo de Patricia Órnelas Ruiz, ya que “es un gran instrumento de información respecto al sector agroalimentario”.  

Por otra parte, al preguntarle qué opinaba de que al tequila la Sader lo considera un producto agropecuario, respondió: “La verdad que el tema del tequila solo en caballitos por acá hermano”. ¡Bien!  

Ya anteriormente, Lara Martínez había denunciado en varios medios locales (19 de agosto de este año) que, en el centro y sur de Tamaulipas, los productores agrícolas se vieron imposibilitados para sembrar miles de hectáreas debido a la fuerte sequía.  

Insistió en que no tienen por qué seguir una programación oficial, si no hay apoyo por parte de quienes así lo acuerdan, como son las autoridades federales de Agricultura. Por lo tanto, consideró que el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), organismo que rige estas temporadas, debe actualizar las fechas de siembra. 

Otras fichas 

Golpes bajos. Ricardo Monreal lo sabe. Quien lo golpea es el presidente por medio de sus lacayas y lacayos… No hay que hacerse el tonto, Layda Sansores sigue instrucciones de López Obrador, de nadie más. Por eso, la altanería, prepotencia y tolerancia para decir sus cosas –sin tapujos-.  

Correo: Correo: delaciudad008@gmail.com