Aleinad Mina 

El arte como agente de transformación en su dimensión política ha sido explorado con mayor ímpetu en el último siglo. Esta propuesta se fusiona en la fotografía de Tayo Adekunle, un artista nigeriano británico que, a partir de sus condiciones sociales, hace de su trabajo artístico una crítica a la hegemonía occidental. Su mirada explora cuestiones de raza, género, sexualidad, y despliega la historia racial y colonialista.  

“Estas estructuras socioculturales son artificiales, creadas por hombres blancos hace mucho tiempo. Ser conscientes de que no son el valor predeterminado es una destrucción de la percepción», apunta Tayo Adekunle para señalar las injusticias históricas y propiciar otras narrativas que reivindican, desde el arte, a los sectores más marginados por una cultura hegemónica.  

Su trabajo artístico es transformador pues resignifica los estereotipos históricos que configuraron el cuerpo femenino, a partir de unir en su fotografía el cuerpo actual de mujeres africanas a otro contexto histórico, que se representa en la fotografía colonial del siglo XIX. Así pues, expone cómo se relaciona la intersección de género, etnia y raza en un contexto contemporáneo que se determina con su historia, y ofrece herramientas para pensar la problemática en cuestión. 

El fotógrafo se desliga de una visión feminista burgués que confabula en la opresión de las mujeres de color y en el mantenimiento de la hegemonía cultural occidental. En primer lugar, el artista representa la interseccionalidad como paso para dejar los feminismos blancos unívocos y universalistas. Muestra cómo las opresiones y situaciones sociales se cruzan, ya que hay interconexiones entre raza, clase, genero, además entre estas categorías se levanta una jerarquía compleja y ciertas relaciones de poder asimétricas, por ejemplo, entre la mujer blanca y no blanca. Nos recuerda la importancia de siempre pensar bajo todas las aristas posibles, desde la interseccionalidad, y concebir a la mujer en su complejidad e interconexión. Además, plantea una coalición entre luchas, definir bien el lugar que se ocupa como mujer en la sociedad contemporánea.  

Una de las imágenes más representativas de su trabajo forma parte de Reclamation of the Exposition (2020). Las mujeres de color se fotografiaron con tela frente a un fondo, rodeadas de plantas tropicales al azar para que las fotografías parecieran auténticas. El artista hizó un collage digital de la colección fotográfica Boshimans et Hottentots del príncipe Roland Napoleón Bonaparte, adheridas a otras mujeres actuales. En las obras se combina lo contemporáneo con formas históricas de ser visto, y expone cómo se trata el cuerpo de la mujer con el paso de la historia.