Luis Mena Pantoja 

Para celebrar el 111 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, el próximo 20 de noviembre se realizará el tradicional desfile en el Zócalo de la Ciudad de México, con una parada cívica y militar que recordará este acontecimiento, fundamental para la historia nacional. 

Conforme al programa oficial, el desfile será protagonizado por jinetes villistas, zapatistas y constitucionalistas, en un espacio ambientado con vagones de ferrocarril antiguos, por ser este medio de transporte de vital importancia durante el movimiento social y político que dio inicio en 1910. 

Cabe señalar que tradicionalmente este desfile contaba únicamente con la participación de deportistas, a fin de distinguirlo del desfile del 16 de septiembre, que era protagonizado por personal militar, pero en los últimos años se modificó su formato, con la inclusión de contingentes a caballo representativos de las diferentes fuerzas revolucionarias. 

Con este desfile popular continúa la serie de eventos masivos que durante los meses de octubre y noviembre se han efectuado en la capital del país, después de haber sido suspendidos por varios meses ha causado de la emergencia sanitaria por el virus SARS-CoV-2, y que en días recientes han incluido el festejo del Día de Muertos, la Feria Internacional del Libro en el Zócalo y el Gran Premio de la Fórmula 1. 

Es importante comentar que, aunque en la mayoría de las entidades de la República Mexicana se llevarán a cabo actividades populares para conmemorar el inicio de la Revolución, los gobiernos de Baja California Sur, Querétaro y Yucatán han informado que no efectuarán ningún tipo de desfile, para evitar aglomeraciones y contagios masivos. 

La Revolución Mexicana es el movimiento social más importante del siglo veinte en nuestro país y trascendental en toda América. El levantamiento armado dio inicio el 20 de noviembre de 1910, en contra de la dictadura del presidente Porfirio Díaz, que gobernó de 1876 a 1911, y aunque durante ese período México logró un notable crecimiento económico y tuvo estabilidad política, se intensificó la desigualdad social y hubo un gran descontento entre los sectores menos favorecidos.