Las enfermedades del hombre actual son: La incomunicación,  

la revolución tecnológica y la vida centrada en su triunfo personal. 

José Saramago; Premio Nobel 2008 

José Manuel Rueda Smithers 

Esta semana que inicia, se dan cosas importantes dentro de la educación universal, que bien valen la pena para la Cultura Impar y su explicación. 

Por un lado, justo este lunes 24 se conmemora el Día Internacional de la Educación. La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó este día para subrayar el papel que la educación en el mundo desempeña en favor de la paz y el desarrollo de los pueblos. 

Es la propia ONU la que da impresionantes estadísticas mundiales respecto de la educación básica: al menos, son 262 millones de niños y jóvenes los que se quedan sin acceso a la escuela (esto es, niños y niñas que no saben ni leer ni escribir); son 617 millones de niños y adolescentes quienes no pueden leer ni manejan los rudimentos del cálculo; existen 95 millones de niños sin registro de nacimiento en África; más de la mitad de estos niños viven en el África subsahariana, y más del 20 por ciento en Asia meridional y occidental.  

Cincuenta y cuatro por ciento de los niños que no asisten a la escuela son niñas. Menos del 40 por ciento de las niñas del África Subsahariana, completan los estudios de secundaria y unos 4 millones de niños y jóvenes refugiados no pueden asistir a la escuela. 

Y la cifra que nos interesa: al menos, 4 millones de niños y adolescentes no asisten a la escuela en México, mientras que más de 600 mil están en riesgo de abandonarla, destaca el informe Niñas y niños fuera de la Escuela de la Unicef

Otro día para conmemorar: 

Es un hecho el que, hasta hace menos de un siglo, la humanidad consideraba a la Tierra y su entorno como un recurso infinito del que podía beneficiarse sin límites. Por eso, un segundo día importante en esta semana, será el miércoles 26 de enero, en que se conmemora el Día Internacional de la Educación Ambiental. 

Se trata de identificar los problemas ambientales globales y locales; trabajar por resolverlos, y sobre todo, por generar conciencia acerca de la necesidad de participar en la protección del medio ambiente para mitigar los diferentes impactos del cambio climático.  

Fecha importante, pues se cumplirán 50 años de perseguir su principal objetivo para “mostrar que se puede aceptar el progreso, el crecimiento y el desarrollo humano, al mismo tiempo que se trabaja por la preservación y el cuidado del planeta”, dice la UNESCO

Finalmente, esta Cultura Impar encontró algo de lo que México vive en la educación.  

Gilberto Guevara Niebla, quien fuera subsecretario de Educación hace apenas unos años, en la época de Esteban Moctezuma -ya con esta desordenada 4t- en su nuevo libro La regresión educativa, cuenta que “en la SEP siguieron criterios políticos para integrar el equipo, si bien con experiencia política proveniente del PRI, sí con poco o nulo conocimiento de la educación”. 

Y su sentencia es contundente: “Andrés Manuel López Obrador puso en práctica políticas que dañan la oferta educativa, pues volvió la espalda a la educación persiguiendo el objetivo político, en el sentido populista mezquino del término. Fui testigo enseguida del impacto brutal de la política de austeridad y más tarde de los recortes presupuestales que castigaron a numerosos programas principalmente todos aquellos que apoyaban a los servicios educativos de las comunidades más pobres, como las escuelas comunitarias, la educación indígena y la educación especial”. 

No se necesita añadir más.