• La nueva convivencia en Michoacán
  • Ignora el plan bobo de López Obrador

Fernando Pérez Chávez

El que continúa en plan protagónico y político es el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, aprovechando el pico de la pandemia del coronavirus en el país y ante las ocurrencias del gobierno federal, así que anunció con bombo y platillos las cuatro medidas de la Nueva Convivencia en Michoacán e ignoro el plan bobo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, de alguna manera el gobernador michoacano ha venido cumpliendo y atendiendo la contingencia del coronavirus el cual ha cobrado la vida de 96 personas, en tanto que el número de personas contagiadas supera las mil y no obstante este panorama presumió que «Michoacán lo ha hecho bien, pero la nueva convivencia nos obliga a prepararnos para hacerlo mejor».

El protagonismo y oportunismos políticos ha sido secundado por sus alfiles: Juan Bernardo Corona Martínez, dirigente estatal del PRD y el coordinador de la fracción parlamentaria perredista en la LXXIV Legislatura de Michoacán, Antonio Soto Sánchez, quienes se encargan de atacar al presidente, amén de exigirle más recursos para el estado, para combatir la pandemia del coronavirus.

Y ante esa situación, Aureoles Conejo dio a conocer los siguientes pasos que se darán en Michoacán: Primero. Durante lo que resta de mayo, continuarán operando únicamente las actividades esenciales, con las medidas sanitarias y de sana distancia que siguen vigentes; Segundo. Durante este ciclo escolar, las niñas, niños, jóvenes, maestras y maestros, no regresarán a clases presenciales, y se deberá concluir el ciclo desde los hogares.

Tercero. A partir del primero de junio, las medidas sanitarias y decisiones para abrir o cerrar espacios, se harán de manera regionalizada y por municipio y Cuarto. A partir de esta semana, se instalarán mesas de trabajo con diferentes sectores para darles a conocer las medidas sanitarias y protocolos que deberán seguir, una vez que llegue la fecha de apertura.

Por otro lado, las medidas adoptadas por el gobernador michoacano son congruentes, pero se ha descuidado la problemática de la inseguridad la sigue al alza, porque la policía se encuentra ocupada entregando despensas del plan emergente de Michoacán Alimenta, que implemento el gobierno del estado, con motivo de la pandemia del coronavirus para la gente que no tiene que comer porque perdió el empleo e incluso acaba de surgir otro grupo delictivo denominado el Cártel Zicuirán Nueva Generación.