• Eminente fase 3 por coronavirus.
  • Guía Bióetica: decidirá atención.

Fernando Pérez Chávez

Por fin el presidente Andrés Manuel López Obrador, anunció que suspende sus giras electoreras de fin de semana, en la víspera de que comience la fase tres de la pandemia del coronavirus, con brotes activos, con cientos de casos y decenas de muertos en varios estados del país, que amenazan con desbordar la capacidad sanitaria de México.

Y ante esta situación el secretario de salud, Jorge Alcocer Varela, autorizó al Consejo de Salud General, que se publicará el documento de la Guía Bióetica de Asignación de Recursos de Medicina Crítica, que contiene los criterios para que los médicos en los hospitales públicos decidan a que paciente le salvan la vida y a cuales dejaran morir debido a la sobrecarga por la pandemia.

Con esta acción Jorge Alcocer se adelanta a la declaratoria de la fase tres, sin tomar en cuenta al subsecretario de Promoción y Prevención de salud y vocero presidencias del comportamiento del COVID-19, cuando el país está a punto de entrar de lleno en la lucha frontal contra el coronavirus y el éxito dependerá de los recursos disponibles, ya que el peligro del virus será que sobrecargue el sistema de salud, ante la eminente falta de insumos.

Este madruguete significa la Secretaría de Salud Federal está divida, entre el grupo del secretario Jorge Alcocer Varela y el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez y ante esta situación se anticipa un escenario catastrófico, pese a los buenos deseos del presidente Andrés Manuel López Obrador y de los llamados preventivos de López-Gatell, para evitar el colapso del sistema de salud.

Por otro lado, está claro que los hospitales del sector público se están preparando, para priorizar la vida de los jóvenes por encima de los adultos mayores, ante el desbordamiento de los casos por la pandemia del coronavirus y que alcancen los insumos para los enfermos graves, con la publicación de la Guía Bióetica.

Finalmente las cosas andan tan mal que el sinvergüenza del presidente Andrés Manuel López Obrador planteó adelantar la revocación de mandato para el 2021, cuando estaba programada para el 21 de marzo de 2022, porque su partido Morena bajo en la preferencia electoral al 18 por ciento y no podrá ganar la mayoría de diputados federales para tener el control en el Congreso de la Unión y con AMLO en la boleta los comicios son otros, así que si no aparece será la “tumba política” de AMLO y de Morena.