Con la finalidad de rastrear los recursos procedentes del pago de los plagios en el País, la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase) y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) firmaron un convenio para el intercambio de información sobre cuentas bancarias de los secuestradores.

El acuerdo también busca regresar el dinero a las víctimas.

Santiago Nieto, titular de la UIF, afirmó que lo que se plantea es combatir la capacidad financiera de las organizaciones criminales y suprimir el flujo de recursos ilícitos para debilitar sus capacidades.

Esto, añadió, acompañado del combate a la corrupción de estructuras ministeriales y judiciales.

«En el delito de secuestro antes se priorizaba la libertad de la víctima, luego detener a secuestradores. Ahora la estrategia es detener el flujo de los recursos. Eso no se hacía antes», expuso Nieto durante la firma del convenio, en la sede de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SPPC).