Al arribar a México, el líder indígena relató que el pasado sábado 9 de noviembre un miembro encargado de su seguridad le informó que había recibido mensajes en los que se le planteaba intercambiar a Morales por 50 mil dólares. 

“Agradezco a México y al Presidente por haberme salvado la vida”, expresó. 

Mientras siga con vida, sostuvo, no se retirará de la política ni renunciará a la lucha por los más pobres. 

“Pensé que habíamos terminado con la opresión, pero surgen otros grupos que no respetan la vida, menos la patria”, señaló.

El ex líder cocalero destacó que si tiene algún pecado es no ser imperialista y que si algún delito ha cometido es ser indígena. 

Fuente: Reforma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here