Pedro Flores  

El país está inmerso en las distracciones que a diario se generan no sólo por los pasados comicios   en seis estados, sino por la elección presidencial del 2024, ninguna autoridad se ha preocupado por las consecuencias sicológicas o siquiátricas que ha dejado el forzado enclaustramiento por la pandemia del Covid-19.  

Los trastornos mentales afectan a 15 millones de mexicanos, según reportes de la Secretaría de Salud y el Instituto Mexicano de Seguridad Social señalan que 26% de la población mexicana de 18 a 65 años ha presentado algún trastorno psiquiátrico y que 36.4% lo presentará en algún momento de su vida. También apuntan que los jóvenes menores de 21 años y los adultos mayores de 65 años son los grupos que están en mayor riesgo de presentar trastornos mentales.  

La Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley General de Salud en materia de salud mental y adicciones, con lo que se busca desaparecer los hospitales psiquiátricos, entre otras acciones. Sin embargo, para transitar a este nuevo modelo de atención, no se autorizarán recursos extraordinarios ni se ha explicado qué pasará con los pacientes que actualmente están internados en los hospitales psiquiátricos del país. Se omite la realidad de que muchos de ellos son abandonados por sus familiares.  

Según estudios realizados por las instituciones arriba señaladas, los padecimientos más comunes que padecen los mexicanos en la actualidad son los siguientes: depresión, bipolaridad y esquizofrenia son causantes de discapacidad.  

Depresión: enfermedad o trastorno mental que se caracteriza por una profunda tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima, pérdida de interés por todo y disminución de las funciones psíquicas.  

El trastorno bipolar: antes denominado «depresión maníaca», es una enfermedad mental que causa cambios extremos en el estado de ánimo que comprenden altos emocionales (manía o hipomanía) y bajos emocionales (depresión).  

Esquizofrenia: nombre genérico de un grupo de enfermedades mentales que se caracterizan por alteraciones de la personalidad, alucinaciones  

Trastorno de oposición desafiante: que no es otra cosa que un patrón de comportamiento desobediente, hostil y desafiante hacia figuras de autoridad.  

Trastorno de la conducta: (TC) se diagnostica cuando el niño muestra un patrón continuo de agresión hacia otras personas, y graves violaciones de las reglas y normas sociales en la casa, la escuela y con los compañeros  

Síndrome de Gilles de la Tourette: es un trastorno caracterizado por movimientos repetitivos o sonidos indeseados (tics) que no se pueden controlar con facilidad. Si bien el síndrome de Gilles de la Tourette no tiene cura, se puede tratar  

Trastorno obsesivo-compulsivo: se caracteriza por un patrón de pensamientos y miedos no deseados (obsesiones) que provocan comportamientos repetitivos (compulsiones). Estas obsesiones y compulsiones interfieren en las actividades diarias y causan un gran sufrimiento emocional, a lo anterior se le agrega, que según la Segob la violencia intrafamiliar aumentó 120% desde la emergencia del Covid-19.  

Ninguna autoridad en nuestro gobierno se ha ocupado del tema y de la posible atención al tema, mejor la OCDE hizo uno observación a finales del año pasado en donde seña que debido al impacto de la emergencia sanitaria, México ocupa la primera posición entre los países con los mayores niveles de ansiedad.  

En casos de depresión, se registró el aumento más grande entre todas las economías medidas. La población con ansiedad aumentó de 15 a 50% con el avance de la pandemia.