• Existe una crisis en materia pedagógica. Retroceso en todos los niveles escolares y deserción de más de cinco millones de estudiantes. SEP, modificó el contenido de libros de texto para adaptarlo a los caprichos e ideologías del presidente. Alertan maestros, padres de familia y FNERRR 

Guillermo Pimentel Balderas 

Durante los años críticos de pandemia Covid-19 en nuestro país, la educación mostró su verdadero rostro; es decir, una Secretaría de Educación Pública (SEP) ineficiente y un gobierno de la 4T paupérrimo, en perjuicio de niñas, niños y jóvenes que, son el futuro de México.  

Varios medios de información han dado cuenta de cómo, en principio, se abandonó a los maestros al ser obligados a regresar a dar clases presenciales sin las condiciones sanitarias eficientes y, tener que acondicionar espacios en sus hogares por cuenta propia; invertir en equipos de cómputo y contratar servicios de Internet para ofrecer educación a distancia, sin la preparación debida. Es decir, durante la pandemia fueron dejados a su suerte.   

Maestros, padres de familia y organizaciones de estudiantes, señalan a la SEP como responsable directa del retroceso en todos los niveles escolares y la deserción de más de cinco millones de estudiantes. Además, advierten que los cambios en el Sistema Educativo Mexicano al modificar el contenido de los libros de texto para adaptarlo a los caprichos e ideologías del presidente, es una propuesta desmesurada que dañará al estudiantado y su formación. 

En una conferencia de prensa, la Alianza de Maestros expuso que los cambios que impulsa la SEP son un modelo basado en “premisas ideológicas” y no pedagógicas. Mientras que la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), expresó su rechazo y preocupación respecto a los Planes y Programas del Modelo de la Nueva Escuela Mexicana “Marco curricular y Plan de estudios de la Educación Básica Mexicana” que presentó la Secretaría y que, se aplicaría a partir del siguiente ciclo escolar. 

Ante tales circunstancias, se propuso refrendar el carácter laico de México establecido en la Constitución, lo que impide al Estado privilegiar algún tipo de ideología, sea religiosa, política o partidista y, que la Ley General de Educación incluya la participación de los padres de familia en la confección y aplicación de los contenidos educativos, con una genuina representación de pedagogos, académicos y profesores en la elaboración de la propuesta para que realmente sea construida de manera científica y pedagógica. 

En tanto, la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios “Rafael Ramírez” (FNERRR), deploro que, a pesar de que en México existe una crisis en materia educativa, el gobierno de López Obrador carezca de un plan para revertir el problema. 

Adán Márquez Vicente, secretario de la Federación, afirmó que para el ciclo escolar 2020-2021, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) registró que 5.2 millones de niños y jóvenes no regresaron a clases y que, la propia SEP desconoce cifras certeras respecto a cuántos alumnos se reinscribieron al actual ciclo escolar. 

La UNESCO, UNICEF y el Banco Mundial señalaron en días recientes que América Latina vive una crisis educativa sin precedentes, derivado de la pandemia del Covid-19 y que, México es uno de los países con peores resultados: altos índices en deserción escolar, rezago educativo, disminución de aprendizajes y poca o nula inversión pública a la educación, expuso el dirigente estudiantil. 

Correo: guillermo.pumageneracion1979@gmail.com