Pedro Flores  

México es un país creyente los legendarios Reyes Magos, Melchor Gaspar y Baltazar son el clásico ejemplo de la inocencia de más de 30 millones de personas, fue el pasado día 6 de enero cuando escucharon y creyeron al mago mayor diciendo: “no se va a comer la inflación el salario”, si a ese salario mínimo que aumento de 141.07 a 172.87 pesos, o sea realmente se incrementó 31 pesos con 80 centavos. 

Pero nosotros tenemos otros datos, el Producto Interno Bruto cayó al -07% del cual no nos hemos recurado totalmente, sigue habiendo desempleo, aumento de delincuencia y para colmo el gobierno hizo una “jugada de trampa” a partir del “buen fin”, las fiestas y compras navideñas los resultados están a la vista 44 mil contagios de Covid-19 en un día.  

Pero además de lo anterior, nuestro país está pasando por la llamada “cuesta de enero”, que, de acuerdo con Román Moreno, docente de Economía en la UNAM, uno de los factores importantes que desencadenan la cuesta de enero, es el aumento de precios a causa de la inflación, especialmente los productos y servicios de la canasta básica.  

Para los que viven en Palacio Nacional, que serían reprobados por Pitágoras, el especialista universitario apoyado en datos del Inegi les recuerda que en noviembre la inflación en México se aceleró a 7.37% anual, su mayor nivel desde 2001 y que en el mismo mes el índice de precios de la canasta básica se elevó en 8.35% que no se veía desde 2021. Moreno mencionó que para 2022 se espera que continúen las presiones inflacionarias, ya que, durante el primer trimestre del próximo año, se estima que se sitúe por encima del 7%.  

Tal vez estos términos para muchas personas pueden decir, que están bien, pero en lo particular cómo me va a afectar, pues a ellos les puedo decir que al cierre de diciembre y el año 2021, los precios en la canasta básica aumentaron un mínimo de 10% lo que genera un duro golpe para los bolsillos de las amas de casa del país; incluso, en los primeros días de este 2022 se agravarán con lo que ya es la ‘cuesta de enero’.  

Recordemos que el aumento del salario mínimo fue de 31 pesos, pues el aceite de cocina de 40 pesos subió a 45; la carne de res y cerdo costaban 120 pesos el kilo ahora está a 150; el precio del jitomate alcanzó hasta los 40 pesos por kilogramo y que decir del limón, que está a 80 pesos kilo  

Y tengo otros datos, las modificaciones fiscales publicadas en el Diario Oficial de la Federación (DOF), se aplicará un aumento del 7.36 por ciento en los precios de la gasolina, refrescos y cigarros. Si eres fumador ve preparando la cartera porque para los cigarros se aplicará un aumento al IEPS del 7.36 por ciento, es decir, para 2022 el impuesto de este producto pasará de 0.4944 a 0.5458 centavos por unidad sea habrá cajetillas de casi 100 pesos y que decir de los refrescos el incremento será de 6.9 por ciento, es decir, de 1.3036 a 1.3996 por litro.   

Los tacos, las quesadillas los huaraches con el aumento de la gasolina ya que la magna pasó de 5.1148 a 5.4917 pesos por litro, mientras que la premium aumentará de 4.3192 a 4.6375 pesos por litro y el diésel será de 6.0354 pesos por litro y por los combustibles no fósiles se pagará 4.6375 pesos por litro se pagarán hasta 25 pesos por unidad.  

Extraoficialmente se logró saber, que los diputados de la 4T, que no le quitan ni una coma a las iniciativas de AMLO, ya tienen en estudio un impuesto para puertas, ventanas, perros, gatos y caballos como lo hizo otro López en 1854 y quien por cierto se reeligió 6 veces… ahora bajo el lema “Primero los Pobres” que por cierto ya aumentaron a 7 millones, según el Inegi.