• La 4T al abordaje; impondrá su ley a como dé lugar

Miguel A. Rocha Valencia

Cada día compruebo que no me equivoque en lo que vaticiné cuando López ganó la elección presidencial.

Apunté que venían días, años muy oscuros para los mexicanos de bien, los que trabajamos, producimos y nos esforzamos todos los días por mejorar en sociedad y conforme a la Ley.

Veíamos a un tabasqueño autoritario y vengativo que impondría todo aquello que quisiera por la fuerza y hasta él mismo podría quedarse más del tiempo definido por la actual ley. 

Porque, así como un día se dio por muerto y revivió, bien podrá sacrificarse por la patria si el pueblo bueno se lo pide. La firma en un papel ante notario, vale sólo donde está escrita; su palabra no sirve, es traidor, mentiroso y perverso.

No sé hasta cuándo pueda escribir como lo hago, pero seguiré hasta el tope.

Ayer llegó la noche que vaticinaba cuando decidí que no laboraría para la 4T y renuncié a un cargo público por congruencia, como deberían hacer muchos que ven en López, un peligro para México.

Sí, ayer se oscureció el cielo de la esperanza de una mejora en los procesos democráticos de mi país, ese donde 130 millones de personas sueñan con una vida mejor. 

En vez de eso, habremos de vivir despiertos una pesadilla donde el autoritarismo, el me canso ganso, porque yo lo mando, será la divisa. Veremos incluso que quienes se decían nuestros pares, “amigos” se aliaron a López, porque así les conviene, serán nuestros enemigos y detractores.

Pocos imaginaban el tamaño de gobierno que tendríamos con los políticos enanos e impreparados que llegaron.

La noche insisto, llegó con el arribo de un sujeto que anuncia que usará territorio mexicano para volver a su país a recuperar un poder del cual es dueño desde hace 14 años; será cobijado por la Cuarta Transformación. Lo alimentará, alentará, asesorará y le dará todo mientras a muchos mexicanos se les niega lo indispensable.

Ahí están los campesinos a quienes se llama corruptos; enfermos con cáncer, niños sin estancias, mujeres agredidas, sin cobijo ni protección; ancianos sin atención médica, hospitales sin recursos, pero a cambio, perdón a los ladrones, criminales, maestros de la CNTE.

Pero si no acababa de anochecer, en el Senado apagaron la luz de la esperanza; convertido en lacayo del presidente, Ricardo Monreal Ávila sacó todo el arsenal de mañas aprendido en su antigua partido, el PRI para que con la mayoría impusieran a una sujeta de nombre rosario piedra (con minúsculas) cuya única gracia o mérito es ser amiga del presidente a quien deberá lealtad y por ende no se atreverá a reclamar ninguna de sus arbitrariedades.

Y le siguen el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial; antes pasaron la Suprema Corte de Justicia de la Nación con su ministro presidente Zaldívar Lelo, quien se entregó a López víctima de sus pecados, mismos que fueron expuestos ante el mesías por la ex ministra Olga Sánchez Cordero, hundida entre corruptos a través de su cadena de Notarías.

Apenas iniciamos y ya se desconocen los procesos democráticos; se designan funcionarios que deberían ser autónomos, pero resultan carnales como el Fiscal Federal o la que habrá de llegar a la CDMX.

Cooptados están todos los poderes. Aunque hay uno fáctico: el crimen organizado, narcos, secuestradores, traficantes de armas y personas y asaltantes de altos vuelos, que no sabemos si son rentados y protegidos o son cómplices del gobierno actual.

Ya sólo faltan los librepensadores y desde luego el poder económico que aún no se define si es sojuzgado, se impone a la 4T o si se torna su cómplice. De ahí depende la duración de la noche.

Claro existen otros poderes y entre ellos, uno muy importante, el de las fuerzas armadas, pero pensar en ellas es interpretar que la 4T es capaz de provocar una violencia como la desatada por las tres anteriores: Independencia, Reforma y Revolución.

Pero nada está descartado; el gobierno actual tiene muchas cuentas pendientes por cobrar, revanchas. Lo malo es que no se las reclama a quienes las deben, sino a un país, a 100 millones de mexicanos que no votaron por él y unos cuantos que, si lo eligieron, pero hoy se arrepienten de su arrebato al sentirse traicionados.

Veremos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here