• Una vez más, López hace suya la ley

Miguel A. Rocha Valencia

Ya me dio miedo. Lo que veo no me gusta porque está confirmando mis temores de que Andrés Manuel López Obrador se convertirá en dictador, eso sí, constitucional pues se dará el marco legal para hacer lo que quiera, incluyendo reelegirse. Recordemos que una vez se dio por muerto y “resucitó”.

Su decisión y anuncio de colocar a un militar en activo frente a la Guardia Nacional, aunque eso no sea legal, es un dato que junto con la designación de cuatro de siete miembros de la Comisión Reguladora de Energía, muestra una vez más su tendencia autoritaria y que interpreta la Ley como le acomoda y si no, con su mayoría en el Congreso, la ajusta.

Ojalá esté equivocado y deba reconocerlo, pero lo que se ve no se juzga, y que conste que no defendemos a los corruptos ni a los miembros de la mafia en el poder. Al contrario, que los castiguen, que no sean cubiertos por el manto de impunidad que hasta hoy les ha proporcionado el caudillo.

Lo que vemos son acciones de autoritarismo que serán justificadas en su momento con reformas constitucionales o reglamentarias. Pero de que hay violaciones, las hay y no existe quien le ponga freno.

Porque la suspensión del NAIM, fue a todas luces ilegal lo mismo que la compra de pipas por 100 millones de dólares o más, el cierre de ductos, la entrega de obras como la refinería de Dos Bocas y el 70 por ciento de los trabajos carreteros, entre otros. Se hicieron así bajo el pretexto de que este gobierno es incapaz de corrupción, aunque eso no lo exima de ineficiente.

También es ilegal que en Palacio Nacional, todos los días, se acuse o se ofenda a personas o instituciones de lo que sea, incluyendo corrupción o se hagan públicas sospechas sin pruebas. Tal sucede incluso con periodistas, medios de comunicación e instituciones privadas.

Vemos cómo se burla de la poca oposición del Legislativo; falta poco para que el poder Judicial sea cooptado a través del sometimiento de los actuales magistrados o con la creación de una tercera sala.

Ahora el paredón de Palacio Nacional fue ocupado por las empresas Grupo Fármacos Especializados, Farmacéuticos Maypo y Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico.

Sea cual sea el resultado de la investigación a que se verán sujetas por instrucciones del jefe del Ejecutivo, seguramente las acciones de dichas empresas se fueron para abajo luego del veto y escrutinio a que son sometidas y las deja, a priori, fuera de la competencia para vender medicamentos al gobierno federal. 

Y si es necesario dijo el ejecutor, se abrirá el mercado ¿adivinen a quién? A empresas internacionales, seguramente con matriz en Estados Unidos.

Sólo faltó que el prócer con su “dedito” otorgara, como lo ha hecho en otros rubros, la concesión de venta a las empresas que él sabia y honradamente designe sin necesidad de licitaciones.

 ¿A dónde nos llevan?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here