• Ganso suma escándalos de corrupción a pleitos con empresarios y gobiernos extranjeros

Miguel A. Rocha Valencia

Sin duda el Ganso de Macuspana se dio cuenta que está en punto de quiebre y su popularidad a la baja, no sólo por el escándalo de su hijo mayor y la casa de Houston donde a cada aclaración, se hunde más en el pantano de mentiras; la caída venía desde antes y se acerca al 50 por ciento según las encuestas de dos diarios financieros.

Y es por eso que el nivel de persecuciones verbales y los ataques se vuelven más agresivos contra todos, lo mismo golpea a empresarios y ahuyenta más inversión, que compra pleito con gobiernos, como España y ahora Estados Unidos, donde de plano calificó de injerencista al secretario de Estado, Antony Blinken porque se le ocurrió manifestar en un tuit su preocupación por los asesinatos contra periodistas en México. Ya son 57 víctimas con un índice de impunidad del 96 por ciento.

Incluso menciona en su crítica a Blinken a quien le enderezó un epíteto de ignorante y dejarse llevar por las agencias que dependen de él como la DEA, FBI y la CIA, las cuales seguramente ya tienen una “carpetita” con sus datos y enjuagues a lo largo de muchos años, así como de varios de sus colaboradores y familiares. De eso no me cabe duda.

Está tan urgido de hacerse víctima otra vez, que inventa intentonas golpistas contra su gobierno que vienen desde el “imperialismo yanqui”, lo dice en otras palabras, pero en el fondo es la acusación. Se tardó pues el proyecto era medir fuerzas con Estados Unidos justo a la consolidación de la 4T, de acuerdo con los postulados del Foro de Sao Paulo.

Lo malo es que varios factores no se le han dado al mesías tropical, quien a estas horas supuestamente debería tener bajo control con amenazas y chantajes a los empresarios, incluyendo a los de medios de comunicación y desactivado a los críticos, incluyendo a intelectuales y periodistas, organizaciones de la sociedad civil y algunas instituciones autónomas que se defienden del asedio.

Logró al principio controlar el Congreso por la misma vía, el chantaje especialmente con los diputados “opositores” del PRI, quienes luego de dos años de silencio y sometimiento, dieron un salto a la integración de un frente con PAN y PRD, que les devolvió un hálito de vida, sociedad que se sostiene gracias a un grupo que poco a poco se desalienta por la mala administración de la cosa pública, violencia y pobreza.

Como bumerang, la mañanera ya le hace daño al profeta de la 4T en razón de las contradicciones y estridencia sin sostén que de ahí salen, y los escándalos que genera para distraer la atención nacional de los graves problemas que vivimos y la tormenta financiera que se avecina, se le revierten.

Veremos que lo del secretario de Estado Antony Blinken le va a rebotar, tal vez no en el corto plazo, pero lo esperarán a la vuelta de la esquina para desenmascararlo o quien sabe, a la mejor le piden que visite algún internado ubicado en Estados Unidos, especialmente por su comportamiento con el crimen organizado.

El caso es que, a la inestabilidad financiera-económica, donde los números marcan claro retroceso y se suma con su opinión la OCDE respecto a las posibilidades de crecimiento a 2.3 por ciento máximo, se suman los conflictos políticos internos y externos con los cuales el caudillo de Macuspana está creando una “tormenta perfecta” que pagaremos todos los mexicanos y de la cual no podrá sustraerse como siempre pues tiene facturas acumuladas que le van a cobrar aquí y afuera.

No obstante, pareciera que esa inestabilidad le puede favorecer al machuchón de Palacio Nacional si efectivamente logra su victimización y con ello como lo desea, atrae el apoyo popular ante las que afirma, son agresiones de propios y ajenos, no le queda otro camino luego de que sus banderas anticorrupción y austeridad cayeron ante las pruebas contundentes de lo que hacen sus familiares y colaboradores, algunos de los cuales podrían llegar a rendir cuentas, también.

Continuará por el camino de la polarización, enfrentamiento y mentiras. Llegó al punto sin retorno pues su única alternativa para cambiar, sería reconocer que no supo, se equivocó o que la crisis de hoy y mañana, fueron parte del plan para intentar implantar un régimen que a todas luces es un retroceso de muchos años en lo económico, social y democracia.

No a la consulta…