• Para feministas el muro en torno a Palacio, mostró a un ganso miedoso y sordo

Miguel A. Rocha Valencia

De acuerdo a lo dicho por el Ganso, si no hubiesen colocado la doble barrera en torno a Palacio Nacional, las mujeres que marcharon al Zócalo, habrían incendiado el edificio para regocijo de los “conservadores”. Con ello mostró el machuchón que efectivamente tiene miedo. Le gritaron ¡Cobarde!

Desmintió con una frase mañanera que intentó ser burla o acusación que el pueblo lo ame y esté con él. Porque en su dicho, dejó en claro que, sin la barrera, las mujeres ofendidas por el abandono y la complicidad tácita del mesías tropical con el crimen, hubiesen atacado “su” palacio donde se atrinchera y no escucha salvo sus propias ideas trasnochadas que le hablan de un populismo de los años sesenta y setentas, como diría Axel Kaiser.

Ahí tras los paredones de hierro, gendarmería, militares y piedra, el mesías tropical oculta sus miedos, ambiciones y su real fobia por todo aquello que no está en el manual del populismo como victimizarse, crear como moderno Quijote sus molinos de viento transformados en monstruos que lo quieren acabar y que se disfrazan de periodistas, intelectuales, científicos, clasemedieros-aspiracionistas, empresarios… mujeres…

Pero como las protestas no están en su manual, no las admite, no las entiende y es incapaz de aceptarlas, como tampoco le es posible admitir que el país se desmorona, que lo tiene sometido a una crisis general que se agrava en la medida en que aumenta la inflación, los combustibles, los alimentos.

Adopta en su mesianismo la postura del que “todo está bien” porque la brecha entre el pueblo bueno y sus enemigos, los clasemedieros, disminuye, como lo establece el manual, que no promueve el desarrollo incluyente sino la descalificación del bienestar en base al esfuerzo. En su esquema los únicos con derecho a vivir mejor, son los familiares, amigos y colaboradores, que, en su mente, son incapaces de robar, aunque su corrupción sea probada.

Se plantea también que los muertos no votan y por lo tanto no se debe pensar en salvar vidas porque “a quien le toca, le toca”, expresión propia del iluminado y del fatalismo. Tal vez por eso no le importa que cientos de miles de mexicanos sucumban por Covid-19, asesinados o a causa de enfermedades para las cuales no hay medicamentos.

Lo mismo piensa de los migrantes, presume el envío de remesas, pero pretende ignorar que se van por inseguridad, huyen de sus comunidades y otros se van en busca de las oportunidades que aquí no encuentran y que es parte de ese populismo trasnochado que practica la 4T que no ve ni oye.

Pero los hechos lo desmienten cotidianamente a pesar de que el monto de dinero gratis repartido aumente, o se adelante para obtener un resultado favorable que afiance el proyecto.

El caso es que la inflación que para febrero volvió a subir 0.83 por ciento, y se ubicó en 7.28, rompiendo el pronóstico de 7.19 por ciento de los especialistas. Factores determinantes para ello son el alza en los combustibles, la cual se contiene con los excedentes derivados del aumento al petróleo.

Aun así y en datos del Inegi, la precariedad aumenta: el Índice de Precios al Consumidor (IPC) es el más alto desde el 2000 y señala como causas de ello el alza en el gas doméstico, pollo, torterías, taquerías, gasolina de bajo octanaje, limón, carne de res, de tal suerte que el IP subyacente aumentó 0.76 mensual y 6.59 anual, mientras que el no subyacente creció 1.04 por ciento al mes y 9.34 al año. En términos coloquiales “todo subió”.

Por sector, los productos agropecuarios: carnes, granos, hortalizas y demás aumentaron 0.52 por ciento promedio, pero en energéticos y tarifas el incremento fue del 1.45 a tasa mensual.

De tal suerte que los mexicanos, de acuerdo a la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor Ampliada del mismo Inegi plantea que el 48.7 de la población percibe que la situación económica está “peor o mucho peor” respecto al año pasado. El 30.8 por ciento dice que está igual

¿Será por eso que el profeta cuatrotero tiene miedo? Y por eso lanza a todos sus incondicionales a realizar proselitismo en torno a la Consulta de REVOCACION DE MANDATO, a grado tal que diputados de Morena federales y locales abandonan las curules para irse a trabajar al “campo” para promoverla, abandonando su responsabilidad de representantes populares.

¿Será por eso que, si hoy fueran las elecciones, de acuerdo con México Elige, sólo tendría un 48 por ciento a su favor? Tal vez eso le preocupe, que en menos de un mes perdiera 8.5 puntos y que en otras muestras el retroceso ya sea tendencia. No a la Consulta de Revocación.