*Una baja afectaría la inversión especulativa; la fija bruta cayó más del nueve por ciento

Miguel A. Rocha Valencia

Aunque la inflación baje, el Banco de México no puede descuidarse con las tasas de interés pues la inversión especulativa podría correr la misma suerte que la fija y entonces escasearía el dinero para fondear proyectos.

Porque si mantener tasas altas inhibe el gasto, promueve el ingreso de capitales especulativos que de alguna manera sustituyen la caída en la inversión fija bruta que a últimas fechas reporta una caída de casi el nueve por ciento, aunque “oficialmente”, se le quiere colocar en el cinco por ciento.

Aunque es un tema que comentamos en su oportunidad, esa caída que pega especialmente en la adquisición de maquinaria y equipo y muy particularmente al segmento de la construcción con todas las ramas industriales que implica en casi en 12.8 por ciento, el tema cobra actualidad por la intención de algunos vicegobernadores de Banxico como Jonathan Heat, de bajar la tasa de interés líder hasta en otras 50 centésimas, con lo cual se colocaría en un 7.25 por ciento.

Otros opinan que con otras 25 centésimas o puntos base como se dice, estaría bien dado que la expectativa inflacionaria ya se encuentra en tres por ciento.

Y tienen razón, pero no deben olvidar que esa baja inflacionaria no sólo se deriva de los efectos de los combustibles y otros factores internos, sino también a una caída en el consumo.

Esto último no por la incertidumbre en el futuro del país, sino por la caída en el empleo formal, y si bien se mantiene una demanda, parte de ella es estimulada por gasto no asociado a actividades productivas, sino por una mayor cantidad de circulante propiciada desde el gobierno no por la vía de inversión sino de programas sociales traducidos en dinero.

Se esperaba que, para estas alturas, los hombres de negocios mexicanos y los integrantes del exclusivo club de las 30 mayores empresas ya estuvieran generando inversión, pero no obstante que exploraron posibilidades para hacerlo en diversos proyectos, no lo hacen pues esperan compromiso del gobierno y que éste, ponga su parte que sería cercana a los dos billones de pesos.

Por ello es que la actual administración no ha regalado todo el dinero que tenía previsto incluyendo el de los ahorros, que al final es un engaño, pues se trata de subejercicios que afectan a la economía, pues es un no gasto ya programado y del cual se aprovecharían empresas que a su vez generan empleo.

El tema entonces de bajar tasas de interés resulta riesgoso pues los capitales especulativos de eso viven y si encuentran mejores destinos, se van, especialmente ahora que viene una sobre regulación a las transacciones financieras y donde los bancos verán reducidos sus ingresos y hasta el ahorro cuyo gravamen aumentará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here